Ir al contenido principal

Breve análisis de las legislativas francesas

La segunda vuelta de las elecciones legislativas pusieron el broche final al ciclo electoral en Francia que comenzó en septiembre/octubre del año pasado con las primarias ciudadanas del PS y la elección de los candidatos a las presidenciales. El pasado domingo el Partido Socialista obtuvo la mayoría absoluta en la Asamblea Nacional con el mejor resultado electoral en mucho tiempo.
La Asamblea Nacional contará con una amplia representación de las fuerzas de izquierda que con 343 diputados/as superan ampliamente a las fuerzas de derecha, que obtuvieron 229. El bipartidismo se afianza en Francia ya que 506 de los 577 diputados del hemiciclo pertenecen al PS y la UMP. El Frente de Izquierda ha sufrido más que ningún otro partido este fenómeno. De hecho el FG ha perdido más de la mitad de sus diputados.


Es difícil ver cómo positivo el resultado del Frente de Izquierda. Si bien ha crecido en número de votos con respecto a las legislativas de 2007 ha perdido once diputados, quedándose en diez, perdiendo también el grupo parlamentario. Esto último podría arreglarse ya que tanto Mélenchon como Pierre Laurent han pedido una modificación del reglamento para permitir formar grupos parlamentarios a partir de diez diputados, como es el caso del senado. En número de diputados, el resultado del FG es el peor del 68, cuando el PCF obtuvo el mismo número de diputados.  El origen de los diputados también es importante. El antiguo grupo del FG salido de las elecciones de 2007 contaba con miembros del PCF, del Partido de Izquierda, de la FASE e independientes. Entre los diputados actuales (y a falta de confirmación) nueve pertenecen al PCF y uno al Partido de Izquierda, con lo el grupo se vuelve más homogéneo y deja sin representación a muchas de las sensibilidades que componen el FG. En principio, esto no debería pasar factura. Desde el punto de vista político, el Frente de Izquierda no podrá ejercer mucha presión sobre el gobierno socialista en la Asamblea, pero en la calle es otra historia. El FG podrá jugar una gran baza, la independencia total de sus diputados con respecto al PS ya que estos diputados han sido elegidos sin ningún tipo de apoyo, pacto o acuerdo con los socialistas. 

Del otro lado de la estrategia política del FG está EELV. En septiembre del año pasado los verdes apostaron por el entendimiento con el PS, firmaron un acuerdo programático por el que, entre otras cosas, se repartían las circunscripciones entre ambas fuerzas y EELV se garantizaba una buena presencia en la Asamblea Nacional. La jugada les ha salido bien: los verdes tendrán 17 diputados, grupo propio en la Asamblea y una ministra en el gobierno Hollande. A cambio han tenido que olvidarse de su reclamación histórica de cerrar las centrales nucleares francesas. Principios a cambio de sillones. Cohn Bendit estará contento.

Una mención también para la extrema derecha, que tras 24 años volverá a la Asamblea Nacional. A pesar de que Marine Le Pen ha sido eliminada, el FN contará con dos diputados que, sin duda, utilizarán la Asamblea Nacional como tribuna para difundir su discurso xenófobo y fascista. Se debe recordar que esto no hubiera pasado si el PS hubiese aceptado el acuerdo propuesto por el FG para presentar listas comunes de la izquierda en aquellas circunscripciones con peligro de caer en manos del FN. Ahora ya es tarde. Esperemos que aquella decisión no traiga consecuencias graves.

El Partido Socialista tendrá eso que desde la UMP han llamado 'el poder absoluto'. Controlan la presidencia de la República, la Asamblea y el SenadoTendrán el camino libre de obstáculos para aplicar las políticas anti neoliberales que han prometido durante la campaña electoral. La pregunta para Hollande y el PS es la de siempre ¿cumplirá lo prometido o acatará por imperativo legal la voluntad de los mercados? El tiempo tendrá la respuesta.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¡Fuera fascistas de nuestra ciudad!

Hoy el fascismo se ha dejado ver en El Puerto. Como se suele decir, han corrido ríos de tinta -digital- desde que los ultracatólicos de Hazte oír, VOX y su tropa neofascista eligieran nuestra ciudad para su primer gran acto público en la provincia de Cádiz: un evento titulado “La rebelión cívica. Ante la dictadura de género y la ley mordaza LGTBi”. A pesar de que han sido pocos y seguro que la mayoría eran de fuera, la cuestión es grave y tenemos que ser conscientes de ello.
En un primer momento eligieron para hacerlo el Centro Cívico Augusto Tolón, pero se toparon con la negativa del Ayuntamiento a ceder el espacio municipal para un acto que “atenta contra la dignidad de las personas y la diversidad sexual” y que, además, contravenía el contenido de una moción propuesta por Izquierda Unida hace unos meses y apoyada por todos los grupos municipales -salvo el Partido Popular- en la que se deja claro que el Ayuntamiento de El Puerto se manifiesta “contrario a la difusión de cualquier …

25 años de la desaparición de la URSS: Aniversario de una catástrofe

Artículo publicado en El Puerto Actualidad
El 8 de diciembre de 1991 los presidentes de las Repúblicas Soviéticas de Rusia, Ucrania y Bielorrusia firmaron el Tratado de Belovesh con el que declaraban oficialmente la disolución de la Unión Soviética y establecían la Comunidad de Estados Independientes (CEI), a pesar de que en el mes de marzo de ese mismo año el 78% de las ciudadanas y ciudadanos soviéticos se expresaron en referéndum a favor de mantener en pie la URSS. Las consecuencias de estos acuerdos abocaría a la desintegración del estado socialista más importante del mundo. Hoy se cumplen 25 años de aquella catástrofe cuyas consecuencias perduran hasta nuestro días.
El siglo XX no puede entenderse sin la URSS y el mundo de hoy tiene mucho que ver con la desaparición de un gigante geopolítico que con sus aciertos, con sus errores y con sus contradicciones, hizo de contrapeso a las pretensiones de hegemonía global de los Estados Unidos. 
En el plano internacional, la pérdida de ese…

PSOE-Ciudadanos: ¿Preludio de gran coalición?

Publicado en El Puerto Actualidad
En el ámbito de la política estatal, el tema estrella de la semana han sido sido las conversaciones de cara a la elección del nuevo Presidente del Gobierno. El miércoles pasado, Pedro Sánchez y Albert Rivera escenificaron el acuerdo de investidura alcanzado entre PSOE y Ciudadanos, consistente en una reforma exprés de la Constitución y plasmado en un documento con medidas consensuadas entre ambas formaciones.
Partiendo de la legitimidad y autonomía de todas las fuerzas para establecer los acuerdos políticos y programáticos que crea conveniente, creo que esta decisión supone un error por parte del PSOE por varias cuestiones:
Primero, porque con este acuerdo el PSOE sigue mostrándose hacia la opinión pública como un partido más proclive a entenderse con la derecha que con las fuerzas de izquierda, con quienes mantenía conversaciones a cuatro para formar un gobierno de progreso que sumase los apoyos de Podemos, Izquierda Unida-Unidad Popular y Compromis.