Ir al contenido principal

Parte del NPA llama a votar por el Frente de Izquierda

Hace algunos meses escribí sobre el eterno dilema que atormenta al NPA y que ayer volvió a aflorar públicamente. Por la tarde apareció una noticia que puede ser más importante de lo que parece a simple vista: en una tribuna publicada hoy en el periódico Libération una parte del NPA ha lanzado un llamamiento a la base social del partido para votar por Jean-Luc Mélenchon en la primera vuelta de las presidenciales del próximo abril en lugar de apoyar a Philippe Poutou, su candidato.

En una primera lectura salta a la vista por qué es importante: el Frente de Izquierda sigue recibiendo apoyos del resto de formaciones de la izquierda francesa. Primero fue un grupo de militantes de EELV quienes anunciron su apoyo a Mélenchon en detrimento de su candidata, Eva Joly. Ahora es un grupo de militantes y dirigentes del NPA quienes llaman a no votar por Philippe Poutou (en la foto) y dar su apoyo al Frente de Izquierda. 



En concreto estos militantes forman parte de 'Gauche Anticapitaliste', una corriente que defiende la unidad de acción entre el NPA y el Frente de Izquierda. Gauche Anticapitaliste argumenta que Poutou y el NPA "han elegido el camino de la marginalidad" y muestran su pesar "ya que el partido ha renunciado a cumplir con su compromiso fundacional: unir a todos los anticapitalistas de Francia en un partido de masas". Para terminar afirman que ante el peligro de la derecha y de la extrema derechas es necesario "después de las presidenciales formar juntos un bloque contra la crisis para defender una alternativa social y democratica con total independencia del PS". Justo el proyecto que desde 2009 abandera el Frente de Izquierda.

El partido de Olivier Besancenot ha tenido problemas incluso para presentarse a las elecciones presidenciales. El sistema político francés exige que todo aquel que quiera presentar su candidatura a la presidencia de la república debe recibir el aval de al menos 500 cargos públicos, algo que el NPA no logró hasta prácticamente el último momento. Para la historia quedará el hecho de que el propio Besancenot tuviera que volver a la palestra para pedir a los cargos públicos del PS que 'facilitasen' a su candidato la tarea de estar presente en la próxima cita electoral.

El caso del NPA es digno de estudio: en 2008 el partido tenía todo lo necesario y deseable en cualquier formación de izquierda: un líder carismático, un partido de gente joven, un discurso rompedor y unitario y aceptables resultados electorales para una organización recien fundada (en torno al 5%). Incluso contaba con otra gran ventaja: su máximo rival a la izquierda del PS, el PCF, se encontraba perdido y sin rumbo tras cosechar su peor resultado de la historia en las presidenciales del 2007: 1,93% de los votos. 

Cuatro años más tarde, el NPA ha sufrido dos escisiones que han acabado en el FDGGauche Unitaire en 2009 y Convergences et Alternatives en 2011; en octubre Le Parisien hablaba de una división total que amenazaba con destruir la organización a causa del inmovilismo de su dirección; su candidato está por debajo del 0,5% en intención de voto y el NPA ha desaparecido prácticamente de la escena política francesa mientras el Frente de Izquierda es situa en torno al 11% de los votos (y subiendo) y reunió el pasado domingo a 120.000 personas en La Bastilla.

Sea por un error de estrategia política, por una lectura equivocada de la realidad o por ambas cosas muchos partidos del estilo del NPA acaban una y otra vez sumidos en las escisiones y en la marginalidad. Lo pero es que con ellos se van decenas de militantes comprometidos y trabajadores que hacen mucha falta dentro de los espacios de lucha pero acaban siendo los más revolucionarios de su bloque de pisos. Sin embargo la realidad se empeña en llevarles la contraria demostrando que la izquierda puede hacer algo grande si sigue la senda de la unidad siempre en torno a un programa y unos objetivos claros.

Comentarios

  1. La izquierda en Francia va francamente mal, aunque no sé quienes vamos peor, si nosotros o los socialistas.
    De sobra es sabido que la unión hace la fuerza. Esperemos que no haya mas escisiones por matices que son exagerados entre distintos polos de la izquierda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es algo contradictorio. Por un lado el NPA lleva tiempo cuesta abajo y no pinta muy bien la cosa para ellos. Por otro, el Frente de Izquierda sigue subiendo: un sondeo que ha aparecido hoy lo sitúa en torno al 13%. Creo que se está produciendo un proceso de unidad en torno al Frente de Izquierda como fuerza anticapitalista. Sería muy deseable que el NPA se entendiera con ellos.

      Eliminar
    2. Esta encuesta le da un 14% y el tercer lugar, cuando la misma encuestadora le daba un 8% y el quinto lugar hace 3 semanas. Algo esta pasando.

      http://www.bva.fr/administration/data/sondage/sondage_fiche/1115/fichier_intention_de_vote_bva-orange-spqr-rtl84932.pdf

      Eliminar
    3. Precisamente de eso va el post de hoy ;)

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

25 años de la desaparición de la URSS: Aniversario de una catástrofe

Artículo publicado en El Puerto Actualidad
El 8 de diciembre de 1991 los presidentes de las Repúblicas Soviéticas de Rusia, Ucrania y Bielorrusia firmaron el Tratado de Belovesh con el que declaraban oficialmente la disolución de la Unión Soviética y establecían la Comunidad de Estados Independientes (CEI), a pesar de que en el mes de marzo de ese mismo año el 78% de las ciudadanas y ciudadanos soviéticos se expresaron en referéndum a favor de mantener en pie la URSS. Las consecuencias de estos acuerdos abocaría a la desintegración del estado socialista más importante del mundo. Hoy se cumplen 25 años de aquella catástrofe cuyas consecuencias perduran hasta nuestro días.
El siglo XX no puede entenderse sin la URSS y el mundo de hoy tiene mucho que ver con la desaparición de un gigante geopolítico que con sus aciertos, con sus errores y con sus contradicciones, hizo de contrapeso a las pretensiones de hegemonía global de los Estados Unidos. 
En el plano internacional, la pérdida de ese…

¡Fuera fascistas de nuestra ciudad!

Hoy el fascismo se ha dejado ver en El Puerto. Como se suele decir, han corrido ríos de tinta -digital- desde que los ultracatólicos de Hazte oír, VOX y su tropa neofascista eligieran nuestra ciudad para su primer gran acto público en la provincia de Cádiz: un evento titulado “La rebelión cívica. Ante la dictadura de género y la ley mordaza LGTBi”. A pesar de que han sido pocos y seguro que la mayoría eran de fuera, la cuestión es grave y tenemos que ser conscientes de ello.
En un primer momento eligieron para hacerlo el Centro Cívico Augusto Tolón, pero se toparon con la negativa del Ayuntamiento a ceder el espacio municipal para un acto que “atenta contra la dignidad de las personas y la diversidad sexual” y que, además, contravenía el contenido de una moción propuesta por Izquierda Unida hace unos meses y apoyada por todos los grupos municipales -salvo el Partido Popular- en la que se deja claro que el Ayuntamiento de El Puerto se manifiesta “contrario a la difusión de cualquier …

PSOE-Ciudadanos: ¿Preludio de gran coalición?

Publicado en El Puerto Actualidad
En el ámbito de la política estatal, el tema estrella de la semana han sido sido las conversaciones de cara a la elección del nuevo Presidente del Gobierno. El miércoles pasado, Pedro Sánchez y Albert Rivera escenificaron el acuerdo de investidura alcanzado entre PSOE y Ciudadanos, consistente en una reforma exprés de la Constitución y plasmado en un documento con medidas consensuadas entre ambas formaciones.
Partiendo de la legitimidad y autonomía de todas las fuerzas para establecer los acuerdos políticos y programáticos que crea conveniente, creo que esta decisión supone un error por parte del PSOE por varias cuestiones:
Primero, porque con este acuerdo el PSOE sigue mostrándose hacia la opinión pública como un partido más proclive a entenderse con la derecha que con las fuerzas de izquierda, con quienes mantenía conversaciones a cuatro para formar un gobierno de progreso que sumase los apoyos de Podemos, Izquierda Unida-Unidad Popular y Compromis.