Ir al contenido principal

La nueva apuesta comunista de Pierre Laurent, Secretario Nacional del PCF

En agosto de 2011 salía a la venta Le nouveau pari communiste. Su autor, Pierre Laurent, trata de explicar desde un punto de vista personal cuál es su proyecto para el Partido Comunista Francés y por qué cree en él. También relata su primer año como Secretario Nacional del PCF, poniendo empeño en dar a conocer sus ideas al resto de la militancia de su partido.

Sobre él y su libro

En el libro, Laurent deja algunos comentarios interesantes sobre la situación actual de Francia tras 5 años de presidencia de Sarkozy, sobre el por qué y el cómo de apostar por el Front de Gauche y por Jean-Luc Mélenchon como candidato a las presidenciales de 2012, algún ligero pero preciso comentario sobre el NPA y su actitud o algunas ideas de lo que para él debe ser el eje central de trabajo para los comunista del Siglo XXI.

Laurent utiliza las primeras páginas, mucho más personales, para presentarse y mostrar desde su infancia en el seno de una familia comunista hasta cómo es elegido Secretario Nacional del PCF en el 2008 tras el éxito del No en el referéndum sobre la Constitución Europea y el fracaso en las presidenciales del 2007, pasando por cómo descubrió la militancia comunista, por qué continuó, su etapa como Secretario Nacional de la Unión de Estudiantes Comunistas (UEC), su periodo en L'Humanité donde empezó de redactor, terminó como jefe de redacción y vivió la transformación de un periódico del PCF a periódico abierto al resto de la izquierda etc.

"El mundo está cambiando ante nuestros ojos a una velocidad increíble"


Pierre Laurent desgrana durante el libro el ataque que durante los cinco años de Sarkozy se han producido al modelo social francés y a los principios sobre los que se construyó la V República. Eso cambios no se producen de modo aislado sino que son la versión francesa de otros cambios que se están produciendo en el mundo y que "afectan directamente a nuestro modo de vida, transformando el trabajo, las tecnologías, las ciencias, los productos, el consumo, la relación entre los territorios y la naturaleza cambiando sin cesar la estructura, organización y localización de las actividades productivas, de nuestros lugares de vida, modos de desplazamiento y las relaciones entre las propias personas"

Para Laurent los procesos de cambio a todos los niveles que se están viendo en el mundo, fruto de la implantación del neoliberalismo a escala mundial en los últimos veinte años y sus consecuencias son una de las claves que la izquierda debe tener en cuenta en este Siglo XXI.

"Es urgente retomar el poder sobre nuestras vidas. Para lograrlo es importante conocer el mundo en el que vivimos"

Sufrimos más que nunca la confiscación, privatización y concentración de los poderes de decisión, asegura Laurent. Para él existe un objetivo fundamental hacia el que las y los comunistas deben dirigirse si quieren cambiar el mundo: emanciparse "de los dogmas capitalistas, liberando a las sociedades de todas las formas de dominación y alienación, inventando otro modo de desarrollo humano diferente del que ha impulsado a las sociedades estos últimos dos siglos"

Si algo deja claro Laurent a este respecto, es que en el mundo actual globalizado la solución debe ser también global. A este respecto Pierre Laurent habla de una lucha de clases mundializada en el capitalismo global del siglo XXI y en este punto el Secretario Nacional del PCF deja la que para mí es la mayor aportación teórica del libro: debemos descapitalizar la globalización.
"La globalización es un concepto utilizado de manera extremadamente contradictoria. Por un lado abre nuevos horizontes, nuevas posibilidades de intercambio, impulsa la toma de conciencia sobre los problemas comunes a todos los seres humanos del planeta. Por otro, la globalización provoca el sentimiento de estar desposeído del poder de decisión, percibiéndose como un obstáculo para el cambio difícilmente superable" 
En el debate que enfrenta a la izquierda con los procesos de globalización Pierre Laurent lo tiene claro, él no apuesta por desglobalizar, sino por "descapitalizar": 
"Para nosotros, los comunistas, el problema principal es que este proceso de globalización ha estado y permanece dirigido, dominado los últimos treinta años, por exigencias de rentabilidad exacerbadas, totalmente locas, del capitalismo financiero. Liberada de esta dominación, la globalización puede ser una oportunidad de progreso enorme" 
Como continua explicado Laurent, una vez que esté "emancipada de las lógicas capitalistas que la dominan" y que "someten todas las actividades humanas y todos los recursos del planeta a la búsqueda exclusiva de beneficios" la globalización permitiría por ejemplo "la promoción generalizada de normas sociales y medioambientales que protejan el trabajo humano y su justa remuneración".

"El mundo ha cambiado, el Partido Comunista también, incluso más"
"El PCF ha acudido a menudo a su cita con la historia (...) estuvo en el Frente Popular, en la Resistencia, en la Liberación, en las luchas por la descolonización, en 1968, en los años del programa común y el 10 de mayo de 1981, en la batalla por la victoria del "no" al tratado constitucional europeo... Estamos de nuevo en un momento clave donde nuestro partido espera jugar un papel decisivo"
Durante todo el libro Pierre Laurent deja claro que el mundo de hoy no es igual al de hace 20 o 30 años, el capitalismo se ha transformado, las sociedades han cambiado y el Partido Comunista debe hacerlo también. Este es su argumento principal. Para Laurent el Partido Comunista en el Siglo XXI debe ser un instrumento en favor de la democracia participativa: "Queremos hacer de la política un gran asunto popular y ciudadano cuando todo está pensado para alejar cada vez más a la ciudadanía de la política" 

Ésta es la tarea principal de la militancia comunista en la Francia del Siglo XXI. Durante varias páginas el Secretario Nacional del PCF explica cuál debe ser el papel que debe jugar la militancia del PCF tanto en el cambio en el seno del partido como en el cambio en la sociedad. "El inicio de la transformación social supone el compromiso, la implicación y la construcción popular permanente. El trabajo militante consiste en crear, allá donde sea posible y cada vez que sea posible, las condiciones de ese cambio y los espacios políticos dónde comenzar a desarrollar [esa transformación]" Para lograr este propósito Laurent cree que el PCF debe encarar tres cambios profundos que le permitirán afrontar esta nueva etapa: profundizar en la democracia militante, repensar cuál debe ser el proyecto comunista en el Siglo XXI, y girar todas las prácticas políticas del partido hacia la creación de espacios de intervención popular. 

El Frente de Izquierda como instrumento de unidad de la izquierda

En el centro de la estrategia de creación de poder popular y unidad de la izquierda francesa Pierre Laurent sitúa al Frente de Izquierda, la nueva coalición electoral y movimiento político creado con el objetivo de unir a toda la izquierda opuesta a la Europa neoliberal y al Tratado de Lisboa para las elecciones europeas de 2009. 

En esta parte del libro deja claro cuál es su visión del FdG y en qué debe convertirse: "La ambición que he expresado muchas veces en nombre de los comunistas no es construir un nuevo partido a la izquierda de la izquierda que se dedique a oponerse al resto de la izquierda. Es era el proyecto del NPA, un proyecto sin futuro". La ambición del PCF es aglomerar a toda la izquierda en una unión que tenga la fuerza suficiente para cambiar la política del país.

Ésta un idea repetida bastantes veces en todo el libro: unidad de la izquierda. Dentro de esta estrategia de buscar la unidad, Pierre Laurent sitúa el nombramiento de Jean-Luc Mélenchon como candidato del Frente de Izquierda a las presidenciales de 2012 como "un gesto unitario considerable" aunque también deja claro que fue una elección fruto de un momento político concreto y que "nada hace obligatorio volver a elegir así a nuestros candidatos en el futuro".

Cabe destacar, y no deja de ser un detalle importante,  que cuando Laurent habla de 'izquierda' se refiere desde la izquierda trotskista (NPA, Lucha Obrera...) hasta el Partido Socialista francés y EELV. También es curioso las referencia que realiza a la unión de esa izquierda para derrocar a Sarkozy, lo que implicaría el apoyo al PS, aunque no lo mencione como tal. Además, se echa en falta alguna crítica a las políticas del PS, aunque es verdad que el Partido Socialista francés no está muy presente en este libro.


Pierre Laurent utiliza este libro para presentarse ante su militancia. Quién es, de dónde viene, presenta su proyecto para el PCF basado en transformar el partido para ser una herramienta útil para la sociedad del Siglo XXI basándose en dos ideas: ser un vector de creación de participación popular y el motor que una a la izquierda anti neoliberal francesa. Estas son dos de las tareas que Laurent considera esenciales para devolver al Partido Comunista Francés su lugar en la sociedad.

"Lo que es seguro es que Francia, como el resto de países europeos, no permanecerá en status quo. Se avecinan grandes cambios. De nosotros depende impulsarlos en el buen sentido"

Comentarios

Entradas populares de este blog

25 años de la desaparición de la URSS: Aniversario de una catástrofe

Artículo publicado en El Puerto Actualidad
El 8 de diciembre de 1991 los presidentes de las Repúblicas Soviéticas de Rusia, Ucrania y Bielorrusia firmaron el Tratado de Belovesh con el que declaraban oficialmente la disolución de la Unión Soviética y establecían la Comunidad de Estados Independientes (CEI), a pesar de que en el mes de marzo de ese mismo año el 78% de las ciudadanas y ciudadanos soviéticos se expresaron en referéndum a favor de mantener en pie la URSS. Las consecuencias de estos acuerdos abocaría a la desintegración del estado socialista más importante del mundo. Hoy se cumplen 25 años de aquella catástrofe cuyas consecuencias perduran hasta nuestro días.
El siglo XX no puede entenderse sin la URSS y el mundo de hoy tiene mucho que ver con la desaparición de un gigante geopolítico que con sus aciertos, con sus errores y con sus contradicciones, hizo de contrapeso a las pretensiones de hegemonía global de los Estados Unidos. 
En el plano internacional, la pérdida de ese…

¡Fuera fascistas de nuestra ciudad!

Hoy el fascismo se ha dejado ver en El Puerto. Como se suele decir, han corrido ríos de tinta -digital- desde que los ultracatólicos de Hazte oír, VOX y su tropa neofascista eligieran nuestra ciudad para su primer gran acto público en la provincia de Cádiz: un evento titulado “La rebelión cívica. Ante la dictadura de género y la ley mordaza LGTBi”. A pesar de que han sido pocos y seguro que la mayoría eran de fuera, la cuestión es grave y tenemos que ser conscientes de ello.
En un primer momento eligieron para hacerlo el Centro Cívico Augusto Tolón, pero se toparon con la negativa del Ayuntamiento a ceder el espacio municipal para un acto que “atenta contra la dignidad de las personas y la diversidad sexual” y que, además, contravenía el contenido de una moción propuesta por Izquierda Unida hace unos meses y apoyada por todos los grupos municipales -salvo el Partido Popular- en la que se deja claro que el Ayuntamiento de El Puerto se manifiesta “contrario a la difusión de cualquier …

PSOE-Ciudadanos: ¿Preludio de gran coalición?

Publicado en El Puerto Actualidad
En el ámbito de la política estatal, el tema estrella de la semana han sido sido las conversaciones de cara a la elección del nuevo Presidente del Gobierno. El miércoles pasado, Pedro Sánchez y Albert Rivera escenificaron el acuerdo de investidura alcanzado entre PSOE y Ciudadanos, consistente en una reforma exprés de la Constitución y plasmado en un documento con medidas consensuadas entre ambas formaciones.
Partiendo de la legitimidad y autonomía de todas las fuerzas para establecer los acuerdos políticos y programáticos que crea conveniente, creo que esta decisión supone un error por parte del PSOE por varias cuestiones:
Primero, porque con este acuerdo el PSOE sigue mostrándose hacia la opinión pública como un partido más proclive a entenderse con la derecha que con las fuerzas de izquierda, con quienes mantenía conversaciones a cuatro para formar un gobierno de progreso que sumase los apoyos de Podemos, Izquierda Unida-Unidad Popular y Compromis.