Ir al contenido principal

Respeto, tradiciones y laicidad

Artículo publicado en Viva El Puerto

La normalización de la pandemia de COVID-19 está haciendo que poco a poco vayamos recobrando la normalidad en cada vez más apartados de nuestra vida, como por ejemplo, las fiestas y tradiciones. Estos días se ha vuelto a celebrar la Semana Santa por primera vez en dos años, la primera que vivo como concejal en este mandato municipal.


En lo personal ha sido una Semana Santa más. No soy creyente pero eso no significa que no respete esta festividad o a las personas que la viven desde sus creencias. Soy consciente de la importancia que tiene para muchísima gente y no solo desde el punto de vista religioso. Creo que se trata también de una expresión artística y cultural andaluza muy genuina, ligada a nuestra historia -tanto a lo bueno como a lo malo-, además de un atractivo turístico de primer nivel con un enorme potencial económico. Aunque reducirlo solo a esto último me parece una justificación apropiada.

En lo político, creo que la Semana Santa nos coloca frente al debate de diferenciar entre las esferas de lo público y de lo privado y nos obliga a tomar decisiones que tiene que ver con nuestros principios personales y políticos. No estoy de acuerdo con que las personas que componemos la corporación municipal salga en procesión o participemos de ésta o de otra festividad de índole religiosa por nuestra simple condición de cargos público. Tampoco que esta condición nos otorgue privilegios de algún tipo o nos coloque por delante del resto de ciudadanos y ciudadanas. No critico a quién decida hacerlo, pero no lo comparto. Apuesto por la laicidad de las instituciones.

La vigente Constitución Española se encarga de aclarar que en nuestro país “ninguna confesión tendrá carácter estatal”. Por tanto, considero que como representantes públicos la mejor muestra de tolerancia que podemos hacer tanto hacia los portuenses creyentes -católicos o de otras confesiones religiosas- o no creyentes es apostar por la neutralidad de las instituciones. Por eso en esta primera Semana Santa del mandato tomé la decisión de no acudir al palco de autoridades, no procesionar el Viernes Santo y disfrutar de estos días por las calles del centro de la misma manera que lo he hecho siempre, junto a mi familia y amigos. Me pareció la mejor forma de respetar a las personas que sí creen y defender al mismo tiempo los principios y valores en los que creo

Comentarios

Entradas populares de este blog

“Mi reto es dejar terminadas todas las cuestiones pendientes y llevarlas a buen puerto”

Entrevista publicada en El Puerto Actualidad Tras la dimisión del concejal de Izquierda Unida, Antonio Chacón, desde su formación ya han trasladado la renuncia del edil a la Junta Electoral y se encuentran a la espera de que la nueva credencial de José Luis Bueno llegue al Ayuntamiento y poder tomar el relevo en las áreas de Comercio, Medio Ambiente y Playas. José Luis Bueno, licenciado en Filología Francesa y con un Máster en Formación de Profesorado, ha sido el responsable de la organización local de Izquierda Unida durante cuatro años. Pese a que en la lista electoral iba en la séptima posición, ejercerá el cargo de concejal debido a que sus compañero que iban en los puestos anteriores han tenido que renunciar por motivos personales y laborales. Pregunta: ¿Cuál sería su balance del tiempo de legislatura del actual equipo de gobierno? Respuesta: En general de todas las áreas que lleva Izquierda Unida, hicimos un balance anual y un balance de los dos años y me

En la URSS también felicitaban la Navidad

¿Alguna vez habéis pensado cómo serían las fiestas navideñas en la Unión Soviética? Pues en este post no encontrareis la respuesta. Pero si os dejo unas postales navideñas procedentes de la antigua URSS por si se os ocurre felicitar estas fiestas de una manera diferente.

Marzo de 1991: referéndum sobre la continuidad de la URSS

La interesantísima imagen que encabeza este post ha sido publicada en la página de Facebook de la Juventud Comunista . En ella se muestran los resultados del referéndum sobre sobre la continuidad de la Unión Soviética que se celebró en  la URSS en marzo de 1991 y dónde participó el 80% de la población del país. El resultado no dejaba lugar a dudas: el 74,6% del pueblo soviético votó en contra de disolver la URSS . Así contaba El País lo sucedido . Sin embargo, la voluntad de la ciudadanía soviética no fue respetada. En diciembre de ese mismo año los presidentes de Rusia, Ucrania y Bielorrusia firmaron el Tratado de Belovesh que declaró oficialmente la disolución de la Unión Soviética y se estableció la Comunidad de Estados Independientes (CEI). Cuando se habla del fin de la Unión Soviética se hace hincapié en el 'colapso' del sistema socialista, pero rara vez (por no decir nunca) se comenta cuál era la opinión del pueblo soviético y el resultado de este referé