Ir al contenido principal

Sobre las elecciones parlamentarias en Venezuela: Aquí no se rinde nadie

Publicado en El Puerto Actualidad

El pasado fin de semana se celebraron elecciones parlamentarias en Venezuela en las que la oposición, agrupada en torno a la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), consiguió un claro triunfo electoral. Quizás a algún lector o lectora le pueda extrañar estas primeras líneas, habida cuenta de la constante campaña mediática de las grandes empresas de comunicación españolas y norteamericanas que se empeñan en definir a Venezuela como una dictadura. 

Sin embargo, este país ha vuelto a dar un nuevo ejemplo de calidad democrática como viene haciendo en la veintena de procesos electorales que se han celebrado durante los 17 años de una Revolución Bolivariana. La gran diferencia es que ahora nadie habla de fraude electoral ni cuestiona el resultado, como se ha hecho con todos y cada uno de los comicios ganados por las fuerzas populares. Debe ser que para algunos solo hay democracia cuando ganan ellos… No solo en Venezuela.

Evidentemente la victoria electoral de la MUD es un hecho democrático que hemos de aceptar, si bien no nos debe hacer olvidar las guarimbas, la guerra económica, el desabastecimiento masivo programado para generar escasez de productos básicos, la financiación de grupos paramilitares, los asesinatos de chavistas, los continuos intentos de desestabilización o las campañas de acoso y derribo contra los gobiernos democráticos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro orquestadas por una oposición venezolana vendida a los intereses de las oligarquías internacionales que buscan poner fin a los procesos de empoderamiento popular surgidos en América Latina durante las últimas décadas.

Sí, se abre un nuevo período en el que la oposición contará con la mayoría necesaria para modificar leyes orgánicas, cambiar la Constitución Bolivarian, la arquitectura jurídica del país, o desmontar las principales leyes sociales sobre la que se asienta el Estado Social venezolano. Pero frente a ello no cabe la resignación ni el derrotismo. Al contrario. Toca pasar a la ofensiva, profundizar y radicalizar el proceso revolucionario en Venezuela como mejor garantía de defensa de las intereses de las clases populares del país y para afianzar los logros sociales de la Revolución Bolivariana. 

Para quienes queremos construir un nuevo país más justo, solidario y social, Venezuela sigue siendo un ejemplo de lucha y resistencia popular. Por eso debemos mostrar nuestro más firme apoyo a las clases populares venezolanas así como a las fuerzas progresistas y revolucionarias. 

Quienes, desde la derecha, aprovechan la victoria de la oposición para anunciar el fin del chavismo mienten. Quienes, desde la izquierda, ven en la derrota electoral el fin de la Revolución se equivocan. Porque las revoluciones no dependen solo de los resultados electorales y porque el chavismo sigue y seguirá vivo como sujeto político fundamental de Venezuela por mucho tiempo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¡Fuera fascistas de nuestra ciudad!

Hoy el fascismo se ha dejado ver en El Puerto. Como se suele decir, han corrido ríos de tinta -digital- desde que los ultracatólicos de Hazte oír, VOX y su tropa neofascista eligieran nuestra ciudad para su primer gran acto público en la provincia de Cádiz: un evento titulado “La rebelión cívica. Ante la dictadura de género y la ley mordaza LGTBi”. A pesar de que han sido pocos y seguro que la mayoría eran de fuera, la cuestión es grave y tenemos que ser conscientes de ello.
En un primer momento eligieron para hacerlo el Centro Cívico Augusto Tolón, pero se toparon con la negativa del Ayuntamiento a ceder el espacio municipal para un acto que “atenta contra la dignidad de las personas y la diversidad sexual” y que, además, contravenía el contenido de una moción propuesta por Izquierda Unida hace unos meses y apoyada por todos los grupos municipales -salvo el Partido Popular- en la que se deja claro que el Ayuntamiento de El Puerto se manifiesta “contrario a la difusión de cualquier …

25 años de la desaparición de la URSS: Aniversario de una catástrofe

Artículo publicado en El Puerto Actualidad
El 8 de diciembre de 1991 los presidentes de las Repúblicas Soviéticas de Rusia, Ucrania y Bielorrusia firmaron el Tratado de Belovesh con el que declaraban oficialmente la disolución de la Unión Soviética y establecían la Comunidad de Estados Independientes (CEI), a pesar de que en el mes de marzo de ese mismo año el 78% de las ciudadanas y ciudadanos soviéticos se expresaron en referéndum a favor de mantener en pie la URSS. Las consecuencias de estos acuerdos abocaría a la desintegración del estado socialista más importante del mundo. Hoy se cumplen 25 años de aquella catástrofe cuyas consecuencias perduran hasta nuestro días.
El siglo XX no puede entenderse sin la URSS y el mundo de hoy tiene mucho que ver con la desaparición de un gigante geopolítico que con sus aciertos, con sus errores y con sus contradicciones, hizo de contrapeso a las pretensiones de hegemonía global de los Estados Unidos. 
En el plano internacional, la pérdida de ese…

Sobre la bandera de El Puerto

Artículo publicado en El Puerto Actualidad (parte I y parte II)
Si preguntamos a cualquier vecino o vecina de nuestra ciudad por cuáles son los colores de la bandera de El Puerto, con casi total seguridad la respuesta sería la misma: verde y amarillo. La bandera de nuestra ciudad está presente en los edificios municipales, en nuestras fiestas locales, en el salón de plenos, en la toma de posesión de alcaldes y concejales, en las recepciones oficiales, en Wikipedia…
Pero basta con investigar un poco sobre la historia de nuestra bandera local para toparse con un hecho sorprendente: El Puerto no tiene bandera oficial
Esta afirmación es tan chocante como cierta. Desde hace más de cuarenta años nuestra ciudad viene usando una bandera alegal, pues ésta no está aprobada por el pleno del Ayuntamiento y, por tanto, no está reconocida por la Junta de Andalucía ni recogida en el catálogo de escudos y banderas oficiales de las entidades locales de Andalucía. El motivo principal es que ninguna c…