Ir al contenido principal

Transformar la sociedad también desde las finanzas

Artículo publicado en El Puerto Actualidad

El pleno del Ayuntamiento de Tarrasa (Cataluña) aprobó por unanimidad a finales de octubre una moción para dejar de trabajar con los bancos tradicionales y empezar a contratar todas sus operaciones bancarias, siempre que sea posible, con la denominada banca ética. Una muestra de cómo en los últimos años la banca ética ha pasado de ser casi una utopía a una alternativa real.

A raíz del 15M mucha gente comenzó a ser más conscientes del peso de los bancos en el sistema político. Esta toma de conciencia llevó a muchos/as a preguntarse qué hacían estas entidades con nuestro dinero y toparse con una enorme contradicción: denunciamos las consecuencias sociales del irresponsable comportamiento de la banca pero mantenemos nuestro dinero en estas entidades, sirviendo de combustible a la maquinaria del sistema financiero contra el que luchábamos.

Comienzan entonces a popularizarse algunas iniciativas que proponen otras formas de entender las finanzas. Una de ellas el proyecto FIARE Banca Ética, una cooperativa de crédito nacida desde los movimientos sociales y ciudadanos del País Vasco en 2003 y que funciona plenamente desde el año pasado ofreciendo los mismos servicios que cualquier entidad bancaria.

Sin embargo, las diferencias son sustanciales. FIARE se define como un banco sin ánimo de lucro, al servicio de la sociedad y en manos de la ciudadanía, concebido como una herramienta financiera al servicio de la transformación social y la economía solidaria. Considera el crédito como un derecho y lo pone a disposición de las personas socialmente excluidas de los circuitos de financiación de la banca tradicional. Busca recuperar el valor social del dinero, por ello prima la rentabilidad social de sus inversiones sobre la rentabilidad económica. 

Además, FIARE sólo financia proyectos o actividades económicas con un impacto social positivo, que favorezcan la integración, la transformación social y respeten los derechos humanos y el medio ambiente. Todo ello desde la más estricta transparencia y de forma democrática, en base a su estructura asamblearia. Cada persona socia, un voto.

Sería deseable que el Ayuntamiento de El Puerto siguiese los pasos de Tarrasa, Pamplona, San Sebastián, Sabadell, Rivas y otra veintena de Ayuntamientos y apostase por trabajar principalmente con entidades de banca ética, aportando su granito de arena en la construcción de un instrumento financiero que centre sus esfuerzos en las personas y entidades que trabajan para transformar nuestra sociedad.

La banca ética es una realidad, solo debemos atrevernos a dar el paso de contribuir con nuestro dinero al desarrollo de otros modelos de banca más acorde con nuestros valores, que apuesta por un modelo económico más justo y sostenible, donde las necesidades de las personas prevalezcan sobre el ánimo de lucro o la rentabilidad.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Algunos apuntes para comprender la guerra de Mali

El pasado viernes 11 de enero Francia entró en guerra en Mali. Desde entonces Mali se ha convertido en tema de actualidad, presente en televisiones, periódicos, webs, etc.

A veces, ante tanta información, se hace necesario tomar un tiempo para ver las cosas con más calma, mirar más allá de la lectura que hacen los principales medios de información y acudir a la raíz del asunto. Este post pretende ser un pequeño resumen, una aproximación sin grandes pretensiones a Mali y al conflicto que ha provocado la intervención militar francesa, dando respuesta algunas de las preguntas más repetidas estos días.

La guerra de Mali avanza rápido pero estás líneas puedan servir para comprender mejor lo que está pasando en ese país no tan lejano y los intereses que en torno a él se mueven.
¿Qué sabemos de Mali?

Mali es un estado de África Occidental, tiene una extensión territorial de 1.240.000 kilómetros cuadrados (dos veces y medio el tamaño de España) con una población aproximada de doce millones de p…

Viaje al Sáhara, día 2: preparando el terreno

Domingo, 8 de octubre. Habiendo dormido solo 3 horas mal contadas, después de una jornada de viaje maratoniana y de tomar un pequeño desayuno, dejamos Rabuni rumbo a Dajla. Atravesamos 150 km de un paisaje llano y desértico, que a pesar de lo bonito y de una carretera más que decente se hizo largo como él solo. 
Al llegar a Dajla nos dirigimos directamente al Hospital Regional para supervisar el estado del quirófano que se pretende inaugurar el 12 de octubre y tener una idea de todo el trabajo pendiente. Allí conocimos la gran labor que hacen estos médicos y enfermeras -la gran mayoría de ellos con formados cubana- que trabajan con medios más que justos y casi provenientes en su totalidad de donaciones solidarias. Tuvimos la oportunidad de reunimos con el Director de Sanidad de la Wilaya de Dajla, que nos acompañó junto al Director del hospital. Aquí se ofrecen servicios para todo el campamento: medicina general, pediatría, ginecología y, a partir del día 12, un quirófano para realiza…

Marzo de 1991: referéndum sobre la continuidad de la URSS

La interesantísima imagen que encabeza este post ha sido publicada en la página de Facebook de la Juventud Comunista. En ella se muestran los resultados del referéndum sobre sobre la continuidad de la Unión Soviética que se celebró en  la URSS en marzo de 1991 y dónde participó el 80% de la población del país. El resultado no dejaba lugar a dudas: el 74,6% del pueblo soviético votó en contra de disolver la URSS. Así contaba El País lo sucedido.
Sin embargo, la voluntad de la ciudadanía soviética no fue respetada. En diciembre de ese mismo año los presidentes de Rusia, Ucrania y Bielorrusia firmaron el Tratado de Belovesh que declaró oficialmente la disolución de la Unión Soviética y se estableció la Comunidad de Estados Independientes (CEI).
Cuando se habla del fin de la Unión Soviética se hace hincapié en el 'colapso' del sistema socialista, pero rara vez (por no decir nunca) se comenta cuál era la opinión del pueblo soviético y el resultado de este referéndum, casi totalmen…