Ir al contenido principal

El negocio debe continuar

Publicado en El Puerto Actualidad

El proyecto de construcción de los aparcamientos subterráneos en Plaza de Toros y Pozos Dulces sigue presente en la agenda política local. Conscientes de que es un tema de calado para la ciudad, OndaLuz TV emitió ayer un debate con el objetivo de dar a conocer la posición de las ocho formaciones que concurrieron a las pasadas elecciones municipales.

Abrir el debate a las fuerzas sin representación municipal fue un acierto. Si los/as portuenses tuvieron la oportunidad de decidir su voto entre ocho candidaturas, también deberían poder conocer qué opinan cada una de ellas sobre este proyecto, al margen de si tienen o no representación municipal. Es lo más democrático y enriquecedor para la opinión pública.

Me resultó llamativo hubiera ocasiones en las que el representante del Partido Popular parecía ejercer de agente de los fondos JESSICA ante los telespectadores. Parecer extraño tal empecinamiento con un proyecto que, a medida que se va conociendo más en profundidad los detalles que tiene que ver sobre todo con la compleja de la operación financiera que conlleva, va mostrando lo perjudicial que puede ser para el Ayuntamiento, y que, como se puso en evidencia durante el debate, ni siquiera cumple con los requisitos recogidos en el PGOU aprobado por el Partido Popular en 2011. 

Ese documento establece que ambos aparcamientos deben tener una capacidad de 1.400 plazas, ser gestionados mediante concesión (siguiendo el modelo del aparcamiento subterráneo de la Plaza Peral, por ejemplo) y llega incluso a fijar los costes totales de la operación en 14 millones de euros. Sin embargo, el proyecto del PP y AC JESSICA contempla 923 plazas, la cesión del subsuelo en propiedad a una empresa privada y un coste total de 17,9 millones de euros en forma de crédito. Es decir, estamos ante una operación que dejará a la ciudad con menos plazas de aparcamiento que las actualmente existentes y además echará sobre las espaldas del Ayuntamiento otra nueva deuda. 

Siempre vimos una inusitada insistencia del Partido Popular en este proyecto, que ha estado envuelto en la polémica desde desde el primer momento (recordemos las sospechas en torno a la concesión de la obra lanzadas por las empresas que se presentaron a concurso). Los aparcamientos subterráneos deben construirse. Esa es la obsesión del Partido Popular. Da igual si se pierden plazas y si las que quedarán serán más caras. Da igual las dudas en torno a la obra, a la operación financiera o al papel del fondo buitre. Da igual el rechazo social y la movilización ciudadana. Da igual dejarse la Alcaldía y dos alcaldes por el camino. Da igual el sobrecoste o la situación económica del Ayuntamiento. Los aparcamientos deben construirse. El negocio debe continuar.

Quizás, todo resulte más claro si entendemos al Partido Popular como una trama de intereses privados que se presentan a las elecciones para hacer negocio a costa de la administraciones públicas, en este caso, a costa de los/as portuenses y de la propia institución municipal. Capitalismo de amiguetes y porcentajes que parece que no solo hablan catalán.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¡Fuera fascistas de nuestra ciudad!

Hoy el fascismo se ha dejado ver en El Puerto. Como se suele decir, han corrido ríos de tinta -digital- desde que los ultracatólicos de Hazte oír, VOX y su tropa neofascista eligieran nuestra ciudad para su primer gran acto público en la provincia de Cádiz: un evento titulado “La rebelión cívica. Ante la dictadura de género y la ley mordaza LGTBi”. A pesar de que han sido pocos y seguro que la mayoría eran de fuera, la cuestión es grave y tenemos que ser conscientes de ello.
En un primer momento eligieron para hacerlo el Centro Cívico Augusto Tolón, pero se toparon con la negativa del Ayuntamiento a ceder el espacio municipal para un acto que “atenta contra la dignidad de las personas y la diversidad sexual” y que, además, contravenía el contenido de una moción propuesta por Izquierda Unida hace unos meses y apoyada por todos los grupos municipales -salvo el Partido Popular- en la que se deja claro que el Ayuntamiento de El Puerto se manifiesta “contrario a la difusión de cualquier …

25 años de la desaparición de la URSS: Aniversario de una catástrofe

Artículo publicado en El Puerto Actualidad
El 8 de diciembre de 1991 los presidentes de las Repúblicas Soviéticas de Rusia, Ucrania y Bielorrusia firmaron el Tratado de Belovesh con el que declaraban oficialmente la disolución de la Unión Soviética y establecían la Comunidad de Estados Independientes (CEI), a pesar de que en el mes de marzo de ese mismo año el 78% de las ciudadanas y ciudadanos soviéticos se expresaron en referéndum a favor de mantener en pie la URSS. Las consecuencias de estos acuerdos abocaría a la desintegración del estado socialista más importante del mundo. Hoy se cumplen 25 años de aquella catástrofe cuyas consecuencias perduran hasta nuestro días.
El siglo XX no puede entenderse sin la URSS y el mundo de hoy tiene mucho que ver con la desaparición de un gigante geopolítico que con sus aciertos, con sus errores y con sus contradicciones, hizo de contrapeso a las pretensiones de hegemonía global de los Estados Unidos. 
En el plano internacional, la pérdida de ese…

PSOE-Ciudadanos: ¿Preludio de gran coalición?

Publicado en El Puerto Actualidad
En el ámbito de la política estatal, el tema estrella de la semana han sido sido las conversaciones de cara a la elección del nuevo Presidente del Gobierno. El miércoles pasado, Pedro Sánchez y Albert Rivera escenificaron el acuerdo de investidura alcanzado entre PSOE y Ciudadanos, consistente en una reforma exprés de la Constitución y plasmado en un documento con medidas consensuadas entre ambas formaciones.
Partiendo de la legitimidad y autonomía de todas las fuerzas para establecer los acuerdos políticos y programáticos que crea conveniente, creo que esta decisión supone un error por parte del PSOE por varias cuestiones:
Primero, porque con este acuerdo el PSOE sigue mostrándose hacia la opinión pública como un partido más proclive a entenderse con la derecha que con las fuerzas de izquierda, con quienes mantenía conversaciones a cuatro para formar un gobierno de progreso que sumase los apoyos de Podemos, Izquierda Unida-Unidad Popular y Compromis.