Ir al contenido principal

Devolver la política a la gente

Artículo publicado en El Puerto Actualidad
 
Esta semana comenzaba con una convocatoria inusual en nuestra ciudad: el gobierno municipal citaba a la ciudadanía a una asamblea informativa sobre uno de los asuntos más polémicos y oscuros que el Partido Popular impulsara en el último mandato: el proyecto de construcción de los aparcamientos subterráneos en Plaza de Toros y Pozos Dulces.

Ante un salón de actos lleno, el gobierno loca+l rindió cuentas de las gestiones realizadas respecto a este proyecto durante los primeros 130 días de mandato, mientras los ciudadanos y ciudadanas que decidieron acudir tuvieron la ocasión de opinar, preguntar y debatir de igual a igual con sus representantes públicos. Algo que debería ser lo normal en una democracia se convirtió en un acontecimiento político que supone un tremendo cambio de dinámicas con respecto a gobiernos anteriores.

Sacar la política municipal de las instituciones, acercarla a la gente y darles la oportunidad de dirigirse directamente a su gobierno rompe las barreras que durante mucho tiempo han encorsetado los espacios de participación locales, que dotados de escaso contenido y nula o casi nula capacidad de decisión fueron reduciéndose a los partidos con representación municipal y las asociaciones más acostumbradas a tratar con la administración.

Sin duda es una tarea enorme que pasa por hacer de la participación ciudadana un derecho real que posibilite la toma de decisiones por las personas y colectivos en espacios abiertos, igualitarios y transversales, capaces de responder a las demandas de participación de una ciudadanía que ya no se limita a reclamar, sino que también quiere construir y decidir. Para ello, se hace necesario repensar los actuales órganos de participación municipales, los reglamentos, los consejos distrito, las mesas sectoriales etc.

Una apuesta de este calado quedaría coja si se limitará al ámbito de las decisiones políticas, dejando al margen el plano económico. Las políticas de participación más exitosas se han dado en municipios que han llevado la capacidad de decisión de la ciudadanía también a los presupuestos, el instrumento político más importante que tiene un municipio, y también el de mayor capacidad de transformación social.

Pero, previamente a la puesta en marcha de nuevos espacios de participación, presupuestos participativos o reformas de reglamentos etc. la apuesta por la radicalidad democrática en las instituciones municipales necesita de un cambio fundamental por parte de los responsables políticos locales: asumir el principio de “mandar obedeciendo”, es decir, asumir que son representantes del pueblo y de sus intereses, y por tanto, aceptar la pérdida de poder en beneficio de la gente.

Esta convocatoria debe ser un primer paso en un camino muy interesante: construir desde el ámbito local otras formas de gobierno que sitúen a la gente como actor fundamental y les devuelva el poder sobre lo público, superando un modelo de democracia representantiva que ha conseguido desvincular a la ciudadanía de las instituciones, dejándolas en manos de élites al servicio de los intereses de las oligarquías. En definitiva, recuperar las instituciones, devolver la política a la gente y crear poder popular.

Comentarios

Entradas populares de este blog

25 años de la desaparición de la URSS: Aniversario de una catástrofe

Artículo publicado en El Puerto Actualidad
El 8 de diciembre de 1991 los presidentes de las Repúblicas Soviéticas de Rusia, Ucrania y Bielorrusia firmaron el Tratado de Belovesh con el que declaraban oficialmente la disolución de la Unión Soviética y establecían la Comunidad de Estados Independientes (CEI), a pesar de que en el mes de marzo de ese mismo año el 78% de las ciudadanas y ciudadanos soviéticos se expresaron en referéndum a favor de mantener en pie la URSS. Las consecuencias de estos acuerdos abocaría a la desintegración del estado socialista más importante del mundo. Hoy se cumplen 25 años de aquella catástrofe cuyas consecuencias perduran hasta nuestro días.
El siglo XX no puede entenderse sin la URSS y el mundo de hoy tiene mucho que ver con la desaparición de un gigante geopolítico que con sus aciertos, con sus errores y con sus contradicciones, hizo de contrapeso a las pretensiones de hegemonía global de los Estados Unidos. 
En el plano internacional, la pérdida de ese…

¡Fuera fascistas de nuestra ciudad!

Hoy el fascismo se ha dejado ver en El Puerto. Como se suele decir, han corrido ríos de tinta -digital- desde que los ultracatólicos de Hazte oír, VOX y su tropa neofascista eligieran nuestra ciudad para su primer gran acto público en la provincia de Cádiz: un evento titulado “La rebelión cívica. Ante la dictadura de género y la ley mordaza LGTBi”. A pesar de que han sido pocos y seguro que la mayoría eran de fuera, la cuestión es grave y tenemos que ser conscientes de ello.
En un primer momento eligieron para hacerlo el Centro Cívico Augusto Tolón, pero se toparon con la negativa del Ayuntamiento a ceder el espacio municipal para un acto que “atenta contra la dignidad de las personas y la diversidad sexual” y que, además, contravenía el contenido de una moción propuesta por Izquierda Unida hace unos meses y apoyada por todos los grupos municipales -salvo el Partido Popular- en la que se deja claro que el Ayuntamiento de El Puerto se manifiesta “contrario a la difusión de cualquier …

PSOE-Ciudadanos: ¿Preludio de gran coalición?

Publicado en El Puerto Actualidad
En el ámbito de la política estatal, el tema estrella de la semana han sido sido las conversaciones de cara a la elección del nuevo Presidente del Gobierno. El miércoles pasado, Pedro Sánchez y Albert Rivera escenificaron el acuerdo de investidura alcanzado entre PSOE y Ciudadanos, consistente en una reforma exprés de la Constitución y plasmado en un documento con medidas consensuadas entre ambas formaciones.
Partiendo de la legitimidad y autonomía de todas las fuerzas para establecer los acuerdos políticos y programáticos que crea conveniente, creo que esta decisión supone un error por parte del PSOE por varias cuestiones:
Primero, porque con este acuerdo el PSOE sigue mostrándose hacia la opinión pública como un partido más proclive a entenderse con la derecha que con las fuerzas de izquierda, con quienes mantenía conversaciones a cuatro para formar un gobierno de progreso que sumase los apoyos de Podemos, Izquierda Unida-Unidad Popular y Compromis.