Ir al contenido principal

Jean-Luc Mélenchon: una pequeña biografía

En más de una ocasión he hablado en este blog sobre Jean-Luc Mélenchon, el actual candidato del Frente de Izquierda a la presidencia de la República francesa, una persona desconocida en España y poco conocida para la izquierda española. Aunque en un principio no compartí la decisión de nombrarlo candidato -básicamente por desconocimiento y algún que otro prejuicio- tras escucharle en varias ocasiones en mítines, entrevistas etc y seguirle más de cerca he de decir que mi opinión sobre él ha ido cambiando poco a poco y cambió del todo con motivo de la entrevista en Des paroles et des actes. Ahí me convenció por completo.

Algunos datos biográficos

Jean-Luc Mélenchon nació en Tánger en 1951, ciudad francesa por aquel entonces. Siendo pequeño se trasladó con su familia a la Francia continental debido al trabajo de su madre, quien por cierto es de orígenes españoles, pasando su infancia entre Normandía y el Jura. Licenciado por la universidad de Besançon, posee un CAPES en letras modernas y un máster en filosofía habiendo publicado más de once libros. Durante sus estudios universitarios en filosofía trabajó como corrector de textos y más adelante como profesor de francés en un instituto de Lons-le-Saunier. Además Mélenchon tiene una larga experiencia en el mundo del periodismo: trabajó en La Dépêche du Jura, más tarde colaboró en alguna ocasión con el semanario La Voix Jurassienne como dibujante y llegó a dirigir La Tribune du Jura, la publicación mensual de la Federación Socialista del Jura hasta 1970. Años más tarde fundó el semanario À Gauche y durante dos años fue el director político de Vendredi, la publicación nacional mensual del Partido Socialista.

Trayectoria política

Mélenchon tiene una larga trayectoria política que comienza en Mayo del 68 y el movimiento estudiantil y que le lleva hasta la candidatura a la presidencia de la República el próximo mes de abril. Como cargo público ha tenido responsabilidades desde el ámbito local hasta el ámbito europeo, la mayor parte de ella dentro del PS donde empezó a militar en 1977 hasta que en 2008 decidió abandonar el partido para fundar el Partido de Izquierda y crear, junto al PCF, el Frente de Izquierda


Mélenchon empieza su larga carrera política en las filas del Partido Socialista como concejal en la ciudad de Massy en 1983 y hasta 2001 siendo teniente de alcalde desde 1989 a 1995. Durante estos años fue también consejero general de Essonne en varios periodos: de 1985 a 1992, de 1998 a 2000 periodo en el que fue vicepresidente del consejo general, y de 2001 a 2004. Además fue senador por ese mismo departamento desde 1986 a 2002 y desde 2004 a 2010. Finalmente, en 2009 fue elegido eurodiputado del FdG, responsabilidad que ocupa en la actualidad.

Pero sin embargo lo más destacable de la carrera política de Jean-Luc Mélenchon dentro del PS fue su etapa como ministro de Formación Profesional en el gobierno de cohabitación de Lionel Jospin, de 2000 a 2002, con Jaques Chirac como presidente de la República.

De Mayo del 68 al PS de Mitterrand

Durante su época de instituto en la ciudad de Lons-le-Saunier Mélenchon fue un destacado dirigente del estudiantil muy activo durante los eventos de Mayo del 68. Al llegar a la universidad en 1969 se unió al sindicato UNEF (Unión Nacional de Estudiantes de Francia) llegando a ser líder local de la organización en su ciudad. Más tarde después de que la LCR y el PSU se hicieran con el control del sindicato Mélenchon lo abandonaría para afiliarse a la Organización Comunista Internacionalista (una corriente trotskista y de tendica lamberista) de la que también llegaría responsable local.

Conforme avanza la década de los setenta Mélenchon comienza a distanciarse poco a poco de las posturas leninistas de la OCI hasta que tras marcharse de Besançon en 1977 se afilia al Partido Socialista de François Mitterrand, recientemente reconstruido en el Congreso de Épinay en 1971 y que comenzaba a ocupar todo el espacio de la izquierda francesa.

Mélenchon se convierte pronto en uno de los militantes ‘mitterrandistas’ más destacados del departamento de Essonne donde llegó para trabajar como director de gabinete del alcalde de Massy. Pronto toma responsabilidades a nivel departamental y regional, por ejemplo, creando un semanario que defendía la unión PS-PCF, lo que le lleva a ser elegido en 1981 Primer Secretario de la Federación Socialista de Essonne. Durante este periodo se opuso a las tesis de la ‘Deuxième Gauche’ (izquierda reformista), desarrolló varias iniciativas en favor de los opositores a las dictaduras en América Latina, organizó a la corriente ‘mitterrandista’ en el departamento y fundó Données et Arguments, que acabó siendo un medio de difusión para las corrientes más a la izquierda dentro del PS. Como dato curioso, por esta época se une a la logia masónica del Grand Orient français.

Mélenchon y el ala izquierda del PS

En 1988 Mélenchon es el cofundador de Izquierda Socialista, una corriente interna del PS que se oponía a la apertura del gobierno de Mitterrand a personalidades del centro político y a la deriva liberal del PS. Durante la década de los noventa, Izquierda Socialista llegó 10% de apoyo dentro del PS.

Cómo máximo representante de Izquierda Socialista, Mélenchon presentó su candidatura a presidir el partido en 1997 enfrentándose al único candidato, François Hollande (al que solía llamar “el pitufo alegre”) actual candidato a la presidencia de la República por el PS y contra el que perdió de manera aplastante. En palabras del propio Mélenchon la derrota fue “una gran humillación”.

Luego, tras su periodo como ministro en el gabinete de Lionel Jospin de 2000 a 2002 y la derrota electoral del PS ese mismo año donde Jospin fue superado por Jean-Marie Le Pen, Mélenchon decide abandonar Izquierda Socialista después de que la mayoría de sus miembros decidieran apoyaron a François Hollande en el Congreso de 2003- y fundar una nueva corriente llamada Nouveau Monde (Nuevo Mundo), que contó con un 16% de apoyos.

La Constitución Europea, punto de inflexión y marcha del PS.

A finales de 2004 el Partido Socialista propuso a sus militantes un referéndum interno para decidir la postura del partido con respecto al tratado que establecía una Constitución europea donde el sí obtuvo un 59% de los votos. Ante este resultado, que consideró un gravísimo error, Mélenchon no se quedó quieto y se unió al PCF, a la antigua LCR (ahora NPA) y al líder campesino José Bové en la campaña por el no al tratado, desmarcándose por completo del resto del PS. El no salió victorioso en el referéndum del 2005 y marcó un punto de inflexión para la izquierda francesa dividiéndola entre aquella que aceptaba el neoliberalismo y sus reglas, y aquella que decidía hacerle frente.

Esta situación afectó al ala izquierda del PS que volvió a dividirse. Mélenchon abandonó Nuevo Mundo y fundó otra corriente llamada Trait d’Union (Guión) -que fue respaldada por el 21% de los militantes socialistas- y una asociación llamada Pour la République Sociale, totalmente independiente del Partido Socialista, que se convirtió en el germen del futuro Partido de Izquierda. PRS tenía como objetivo “trabajar para construir una izquierda francesa anti liberal", siguiendo el camino de Die Linke en Alemania. Ambas (corriente y asociación) hicieron campaña por el no.

Finalmente, en el Congreso de Reims (2008) Mélenchon consiguió unir a gran parte del ala izquierda del PS para enfrentarse al oficialismo que encabezaban François Hollande y Ségolène Royal, esta última tras perder las presidenciales de 2007 contra Nicolas Sarkozy. Aún así, el ala izquierda salió derrotada, logrando solo un 18% de apoyos. Mélenchon anunciaría semanas después la creación de un nuevo “Partido de Izquierda”.

El Partido de Izquierda, el Frente de Izquierda y la presidencia de la República

Mélenchon, junto a otros dirigentes y militantes del PS, decidieron abandonar el partido para fundar a finales de 2008 el Parti de Gauche (Partido de Izquierda) con un modelo claro en mente: Die Linke. El Partido de Izquierda se definió en su congreso de fundación como socialista democrático, anticapitalista, ecologista y republicano cuya meta es “reunir a toda la familia de la izquierda anti liberal francesa.

En 2009 con motivo de las elecciones al parlamento europeo, el Partido de Izquierda, Partido Comunista Francés y otras formaciones que defendieron el no en el referéndum sobre la constitución europea se unieron para impulsar un Frente de Izquierda que opusiera resistencia al neoliberalismo una coalición electoral que cada día agrupa a más formaciones y más personas de la izquierda francesa. El Frente de Izquierda conseguiría cinco eurodiputados, siendo Mélenchon uno de ellos.

Finalmente, en septiembre de 2011 y tras un proceso con algo de tensión en algunos sectores del PCF, Jean-Luc Mélenchon fue elegido como candidato común del Frente de Izquierda para la presidencia de la República, lo que a la larga ha resultado ser todo un acierto. Mélenchon está cosechando grandes cifras de asistencia a sus mítines respaldadas por muy buenas cifras en sus apariciones televisivas e incluso situándose por encima del 10% en intención de voto en algunas encuestas.

--
Este artículo ha tratado de acercar un poca la figura de Jean-Luc Mélenchon al público español, a modo de pequeña biografía en la que he tratado de recoger los eventos que han ido marcando su vida política desde sus inicios en política hasta el presente, con el objetivo de que todos conozcamos mejor el pequeño universo de la izquierda francesa, que no siempre es fácil de descifrar.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¡Fuera fascistas de nuestra ciudad!

Hoy el fascismo se ha dejado ver en El Puerto. Como se suele decir, han corrido ríos de tinta -digital- desde que los ultracatólicos de Hazte oír, VOX y su tropa neofascista eligieran nuestra ciudad para su primer gran acto público en la provincia de Cádiz: un evento titulado “La rebelión cívica. Ante la dictadura de género y la ley mordaza LGTBi”. A pesar de que han sido pocos y seguro que la mayoría eran de fuera, la cuestión es grave y tenemos que ser conscientes de ello.
En un primer momento eligieron para hacerlo el Centro Cívico Augusto Tolón, pero se toparon con la negativa del Ayuntamiento a ceder el espacio municipal para un acto que “atenta contra la dignidad de las personas y la diversidad sexual” y que, además, contravenía el contenido de una moción propuesta por Izquierda Unida hace unos meses y apoyada por todos los grupos municipales -salvo el Partido Popular- en la que se deja claro que el Ayuntamiento de El Puerto se manifiesta “contrario a la difusión de cualquier …

25 años de la desaparición de la URSS: Aniversario de una catástrofe

Artículo publicado en El Puerto Actualidad
El 8 de diciembre de 1991 los presidentes de las Repúblicas Soviéticas de Rusia, Ucrania y Bielorrusia firmaron el Tratado de Belovesh con el que declaraban oficialmente la disolución de la Unión Soviética y establecían la Comunidad de Estados Independientes (CEI), a pesar de que en el mes de marzo de ese mismo año el 78% de las ciudadanas y ciudadanos soviéticos se expresaron en referéndum a favor de mantener en pie la URSS. Las consecuencias de estos acuerdos abocaría a la desintegración del estado socialista más importante del mundo. Hoy se cumplen 25 años de aquella catástrofe cuyas consecuencias perduran hasta nuestro días.
El siglo XX no puede entenderse sin la URSS y el mundo de hoy tiene mucho que ver con la desaparición de un gigante geopolítico que con sus aciertos, con sus errores y con sus contradicciones, hizo de contrapeso a las pretensiones de hegemonía global de los Estados Unidos. 
En el plano internacional, la pérdida de ese…

PSOE-Ciudadanos: ¿Preludio de gran coalición?

Publicado en El Puerto Actualidad
En el ámbito de la política estatal, el tema estrella de la semana han sido sido las conversaciones de cara a la elección del nuevo Presidente del Gobierno. El miércoles pasado, Pedro Sánchez y Albert Rivera escenificaron el acuerdo de investidura alcanzado entre PSOE y Ciudadanos, consistente en una reforma exprés de la Constitución y plasmado en un documento con medidas consensuadas entre ambas formaciones.
Partiendo de la legitimidad y autonomía de todas las fuerzas para establecer los acuerdos políticos y programáticos que crea conveniente, creo que esta decisión supone un error por parte del PSOE por varias cuestiones:
Primero, porque con este acuerdo el PSOE sigue mostrándose hacia la opinión pública como un partido más proclive a entenderse con la derecha que con las fuerzas de izquierda, con quienes mantenía conversaciones a cuatro para formar un gobierno de progreso que sumase los apoyos de Podemos, Izquierda Unida-Unidad Popular y Compromis.