Ir al contenido principal

La aconfesionalidad del Estado en la constitución del Ayuntamiento de El Puerto

Sigo con las reflexiones que me han producido la constitución de los ayuntamientos ayer sábado. Este vez el de El Puerto, donde PP y PA refrendaron de nuevo su pacto para gobernar otros cuatro años la ciudad. No voy a hablar sobre el pacto en sí, los cuatro años anteriores, etc etc. Solo quiero que os fijéis en esta foto



A las protocolarias banderas, los escudos de España, Andalucía y El Puerto, el retrato del rey (en una postura de valiente caballero con un cielo tormentoso tras de si, y mirando al horizonte desafiando al paso del tiempo), los pobres del fondo soportando las mazas disfrazados de no sé qué y a las y los concejales debidamente uniformados, se unen dos elementos que me llaman la atención: la presencia de la patrona de la ciudad presidiendo el acto con el bastón de mando en su regazo, y el crucifijo de más de medio metro bañado en oro y una Biblia ante los cuales las y los concejales debía prometer o jurar su cargo "con lealtad al rey y a la constitución". 

¿En qué años estamos? ¿Esto no era un estado aconfesional? Creo si cambiáramos el retrato del rey por el de su padre político y en el pie de esta foto pusiéramos "Constitución del ayuntamiento portuense en 1965" muchos no se percatarían de que esto pasó ayer, 11 de junio de 2011.

Comentarios

  1. Soy partidario de la aconfesionalidad de los actos públicos, pero te hago una pequeña puntualización: Nuestra Señora de los Milagros no es solo la Patrona de El Puerto, si no que es también Alcaldesa Perpetua de la ciudad, de ahí que esté ahí.

    El resto (Biblia y Cruz) sí que estoy de acuerdo con que sobran.

    ResponderEliminar
  2. Vaya, eso no lo sabía, y no me gusta nada la idea de tener a una virgen como Alcaldesa Perpetua, de hecho no debería ni existir ese título.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¡Fuera fascistas de nuestra ciudad!

Hoy el fascismo se ha dejado ver en El Puerto. Como se suele decir, han corrido ríos de tinta -digital- desde que los ultracatólicos de Hazte oír, VOX y su tropa neofascista eligieran nuestra ciudad para su primer gran acto público en la provincia de Cádiz: un evento titulado “La rebelión cívica. Ante la dictadura de género y la ley mordaza LGTBi”. A pesar de que han sido pocos y seguro que la mayoría eran de fuera, la cuestión es grave y tenemos que ser conscientes de ello.
En un primer momento eligieron para hacerlo el Centro Cívico Augusto Tolón, pero se toparon con la negativa del Ayuntamiento a ceder el espacio municipal para un acto que “atenta contra la dignidad de las personas y la diversidad sexual” y que, además, contravenía el contenido de una moción propuesta por Izquierda Unida hace unos meses y apoyada por todos los grupos municipales -salvo el Partido Popular- en la que se deja claro que el Ayuntamiento de El Puerto se manifiesta “contrario a la difusión de cualquier …

Sobre la bandera de El Puerto

Artículo publicado en El Puerto Actualidad (parte I y parte II)
Si preguntamos a cualquier vecino o vecina de nuestra ciudad por cuáles son los colores de la bandera de El Puerto, con casi total seguridad la respuesta sería la misma: verde y amarillo. La bandera de nuestra ciudad está presente en los edificios municipales, en nuestras fiestas locales, en el salón de plenos, en la toma de posesión de alcaldes y concejales, en las recepciones oficiales, en Wikipedia…
Pero basta con investigar un poco sobre la historia de nuestra bandera local para toparse con un hecho sorprendente: El Puerto no tiene bandera oficial
Esta afirmación es tan chocante como cierta. Desde hace más de cuarenta años nuestra ciudad viene usando una bandera alegal, pues ésta no está aprobada por el pleno del Ayuntamiento y, por tanto, no está reconocida por la Junta de Andalucía ni recogida en el catálogo de escudos y banderas oficiales de las entidades locales de Andalucía. El motivo principal es que ninguna c…

25 años de la desaparición de la URSS: Aniversario de una catástrofe

Artículo publicado en El Puerto Actualidad
El 8 de diciembre de 1991 los presidentes de las Repúblicas Soviéticas de Rusia, Ucrania y Bielorrusia firmaron el Tratado de Belovesh con el que declaraban oficialmente la disolución de la Unión Soviética y establecían la Comunidad de Estados Independientes (CEI), a pesar de que en el mes de marzo de ese mismo año el 78% de las ciudadanas y ciudadanos soviéticos se expresaron en referéndum a favor de mantener en pie la URSS. Las consecuencias de estos acuerdos abocaría a la desintegración del estado socialista más importante del mundo. Hoy se cumplen 25 años de aquella catástrofe cuyas consecuencias perduran hasta nuestro días.
El siglo XX no puede entenderse sin la URSS y el mundo de hoy tiene mucho que ver con la desaparición de un gigante geopolítico que con sus aciertos, con sus errores y con sus contradicciones, hizo de contrapeso a las pretensiones de hegemonía global de los Estados Unidos. 
En el plano internacional, la pérdida de ese…