Ir al contenido principal

Por otra forma de hacer política

Suelo leer la prensa local con bastante asiduidad y una de las cosas que más me llaman la atención de un tiempo a esta parte es el papel que juegan las organizaciones políticas juveniles locales, que salvo excepciones, se limitan a ser altavoces de las medidas que toman su “mayores”, o incluso servirles de altavoz de lo que sus responsables no se atreven a decir en persona.

Parece ser que hemos llegado a un punto dentro de la política local, donde algunos políticos comienzan –pronto- a empujar a sus cachorros a utilizar descalificativos contra otros representantes políticos portuenses. Observo con cierta pena como estos jóvenes se dejan utilizar y en lugar de usar los medios de que disponen para ayudar a resolver los problemas que sufrimos la juventud, se empeñan en criticar continuamente a la oposición, en lugar de ser más críticos con los suyos, y exigirles que cumplan con su programa político y que sean fieles a la ideología que dicen representar. 

Probablemente estos chavales aspiran a ser en el futuro los líderes de sus partidos y comienzan a mi juicio demasiado pronto, a hacer lo que hace unos pocos meses estoy seguro que detestaban, practicando una política que sigue la lógica del reality-show, lo que genera escepticismo y desconfianza, y por tanto un desinterés generalizado por la política dentro de los círculos juveniles. 

Por otro lado, el ser joven no es sinónimo de representar a la juventud; ni tampoco de representar la transparencia y la honradez, ya que eso tan solo se puede demostrar predicando con el ejemplo. Y esta es nuestra gran arma: el ejemplo. Si realmente queremos que las cosas mejoren, que la política deje de ser una manera rápida de ganar dinero y fama, y se convierta en un espacio para el debate, que sirva para buscar la mejor solución posible a los problemas que nos afectan a todos, debemos empezar por demostrarlo nosotros mismos. Debemos huir de las descalificaciones y de los insultos, porque lo único que hacen es demostrar la mediocridad de un político cuando no tiene argumentos y cae en el golpe bajo.

Creo que los jóvenes deberíamos dedicar nuestras oportunidades de salir en la prensa para otros fines, como por ejemplo denunciar la cada vez mayor situación de precariedad laboral de la juventud y el peligro que ello conlleva de caer en la exclusión social, mostrar como nuestra generación será la primera que viva objetivamente peor que sus padres, y a la vez proponer soluciones. 

Por todo ello creo que sería más productivo para todos aprovechar nuestro tiempo en transformar nuestra ciudad, en resolver los temas que preocupan a los ciudadanos y dejar a un lado esos comportamientos que tanto reprochamos a nuestros representes, pero que luego trasladamos al ámbito de la política juvenil local.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Algunos apuntes para comprender la guerra de Mali

El pasado viernes 11 de enero Francia entró en guerra en Mali. Desde entonces Mali se ha convertido en tema de actualidad, presente en televisiones, periódicos, webs, etc.

A veces, ante tanta información, se hace necesario tomar un tiempo para ver las cosas con más calma, mirar más allá de la lectura que hacen los principales medios de información y acudir a la raíz del asunto. Este post pretende ser un pequeño resumen, una aproximación sin grandes pretensiones a Mali y al conflicto que ha provocado la intervención militar francesa, dando respuesta algunas de las preguntas más repetidas estos días.

La guerra de Mali avanza rápido pero estás líneas puedan servir para comprender mejor lo que está pasando en ese país no tan lejano y los intereses que en torno a él se mueven.
¿Qué sabemos de Mali?

Mali es un estado de África Occidental, tiene una extensión territorial de 1.240.000 kilómetros cuadrados (dos veces y medio el tamaño de España) con una población aproximada de doce millones de p…

Marzo de 1991: referéndum sobre la continuidad de la URSS

La interesantísima imagen que encabeza este post ha sido publicada en la página de Facebook de la Juventud Comunista. En ella se muestran los resultados del referéndum sobre sobre la continuidad de la Unión Soviética que se celebró en  la URSS en marzo de 1991 y dónde participó el 80% de la población del país. El resultado no dejaba lugar a dudas: el 74,6% del pueblo soviético votó en contra de disolver la URSS. Así contaba El País lo sucedido.
Sin embargo, la voluntad de la ciudadanía soviética no fue respetada. En diciembre de ese mismo año los presidentes de Rusia, Ucrania y Bielorrusia firmaron el Tratado de Belovesh que declaró oficialmente la disolución de la Unión Soviética y se estableció la Comunidad de Estados Independientes (CEI).
Cuando se habla del fin de la Unión Soviética se hace hincapié en el 'colapso' del sistema socialista, pero rara vez (por no decir nunca) se comenta cuál era la opinión del pueblo soviético y el resultado de este referéndum, casi totalmen…

Sobre las #EleccionesCatalanas

Ayer, mientras seguía el escrutinio de las elecciones catalanas y se empezaba a vislumbrar cuál sería la composición final del nuevo Parlamento de Cataluña, me vinieron a la cabeza un par de cuestiones que acabé por poner por escrito en Facebook y que he adaptado y ampliado un poco para el blog.

A pesar de perder diputados/as, CDC ha ganado las ‪elecciones catalanas‬. Y no porque Junts pel Sí haya sido la lista más votada, sino porque al final han conseguido convertir estas elecciones en el tan deseado (y falso) plebiscito entre el sí y el no a la independencia consiguiendo cambiar el tablero político catalán. 
Un ejemplo, una consecuencia y una lectura preocupante de que las elecciones se hayan movido en el plano nacional: El ejemplo que mejor representa el éxito del planteamiento de CDC es Artur Mas, que al ir a votar hace tres años fue recibido entre protestas de quienes denunciaban sus recortes sociales en sanidad y educación y hoy ha sido increpado por gente que ondean banderas es…