Ir al contenido principal

Galiza, Euskadi y la estrategia política de Izquierda Unida

Apuntes rápidos. Ayer se celebraron elecciones autonómicas en Galicia y País Vasco, las enésimas dentro de un ciclo electoral que empezó con las europeas de 2014 y dura ya más de dos años. 

Como era de esperar, en medio del actual panorama político estatal todos los partidos tenían sus ojos puestos en lo que deparasen las urnas en estos dos territorios. Sin embargo, en este post no pretendo hacer un análisis pormenorizado de los resultados de ayer y sus consecuencias. Más bien se trata de poner en orden de forma breve algunas ideas sobre algunos comentarios que vengo leyendo, sobre todo provenientes de determinados sectores de mi organización, Izquierda Unida. 

Como digo, me centraré exclusivamente en las coaliciones en las que ha participado Izquierda Unida a través de sus federaciones vasca y gallega (Elkarrekin-Podemos y En Marea) sin entrar en una análisis profundo y detallado sobre cada una de las formaciones que han concurrido a estas elecciones, que entiendo además muy difícil sin conocer bien estas dos realidades nacionales.

Vamos a ello. La gran mayoría de críticas que he visto se centran en la valoración de los ‘malos’ resultados electorales de En Marea y Elkarrekin-Podemos. Cabe decir, para empezar, se peca de un profundo electoralismo si la crítica política se basa casi en exclusiva en el resultado de las urnas. Pero aun así, entrando a analizar más allá de si son buenos o malos, que no deja de ser algo subjetivo, me parece que estas críticas no se sostienen por varios motivos.

Para empezar, fijémonos por ejemplo en Galicia. Allí En Marea, la coalición electoral creada para las elecciones generales de 2015 formada por Podemos, Anova, Esquerda Unida y diferentes candidaturas municipalistas como Marea Atlántica, Compostela Aberta o Ferrol en Común, se ha convertido en la segunda fuerza política con más de 271.000 votos, lo que supone el 19,07% del total y 14 diputados/as, dos de ellas pertenecientes a Esquerda Unida, la federación gallega de IU. 

Todo es opinable, pero si acudimos a los datos de las últimas cuatro convocatorias autonómicas las cosas se aclaran bastante. Aquí tenéis este gráfico:




Galicia fue pionera en cuanto a candidaturas de unidad. Ya en 2012 la Alternativa Galega de Esquerda (AGE, coalición que agrupaba a Anova-Irmandade Nacionalista, Esquerda Unida, Equo Galicia y Espazo Ecosocialista Galego) irrumpió con nueve diputados/as en el Parlamento Gallego, tradicionalmente dominado por PP, PSdG y BNG, y gracias a AGE la federación gallega de IU obtuvo representación en el parlamento por primera vez en su historia.

Centrándonos en IU, vemos que en Galicia solo ha conseguido representación parlamentaria apostando por candidaturas de unidad. Por tanto, es muy difícil criticar una estrategia política que han llevado a los compañeros y compañeras de Galicia de la marginalidad política a gobernar importantes ayuntamientos y ser la segunda fuerza política de su país en solo cuatro años. Y hacerlo en base al resultado de ayer no se sostiene de ninguna forma.

Sin entrar en las diferencias políticas evidentes que existen entre Galicia y Euskadi, en esta convocatoria electoral ha habido algunas similitudes en cuanto a los resultados y, como no, también en cuanto a la críticas recibidas. 

La realidad política vasca casi no tiene nada que ver con la gallega y es también muy diferente en lo que respecta al ámbito de las candidaturas de unidad. Allí, la coalición electoral Elkarrekin-Podemos se presentaba por primera vez, agrupando a Podemos, Ezker Anitza (federación vasca de IU) y Equo. Ha obtenido 156.671 votos, un 14,83% del total, que le ha llevado a ser la tercera fuerza política en el Parlamento Vasco. 11 diputados/as (dos de ellos de EA) para un estreno por todo lo alto y muy meritorio si tenemos en cuenta que en el País Vasco partían de mucho más atrás que en Galicia.

Como en el caso gallego todos los resultados se pueden poner en cuestión, pero se hace muy difícil encontrar argumentos que vayan más allá de lo identitario si comparamos los resultados de las candidaturas de IU en las últimas cuatro convocatorias. Aquí el gráfico:


En fin, como decía más arriba, este post no va de hacer un análisis detallado de los resultados. A buen seguro que conforme pasen los días saldrán otros análisis con los que coincidiré en mayor o menor medida. Es una respuesta a aquellos compañeros y compañeras que parecen querer impugnar una estrategia política en base a unos resultados de una convocatoria electoral concreta. Un planteamiento tremendamente electoralista que además no se sostiene si seguimos sus propios argumentos y se hace una comparativa de los últimos datos electorales, como se muestra en los dos gráficos de arriba.

Como marxistas hemos de ir más allá de lo electoral, hemos de saber leer el actual momento político, que en IU catalogamos como crisis de régimen. Un escenario en el que tras ocho años de crisis económica las instituciones del 78 ya no son capaces de dar solución a los problemas de la clase trabajadora, donde la gente ya no vota como antes ni hace política en los mismos espacios. Es aquí cuando aparecen las candidaturas unitarias, en las que IU se inserta como un actor más del cambio político, desarrollando nuestra apuesta por la unidad popular y la ruptura democrática.

Para mi, aquí está una de las claves de todo esto. Porque me da la sensación que en la base de muchos de las críticas a los resultados en Galicia, Euskadi y también en las últimas generales, se haya una falta de voluntad de asumir los acuerdos y la línea política que nuestra organización se dotó en la XI Asamblea. Eso sí me parece grave.

Durante este último año tanto la militancia y simpatizantes de Izquierda Unida hemos analizado en conjunto la situación política, económica y social del estado. Hemos hecho un ejercicio de crítica y autocrítica sobre la línea política mantenida durante los últimos años, sus cosas buenas y sus cosas malas, y hemos acordado entre todas/os un camino a seguir que parece estar dando buenos resultados. Cuestionar insistentemente este camino no lleva a ningún sitio.

Comentarios

  1. ¿Acuerdos? ¿Linea política? Cuales son esos acuerdos y esa linea política. Cuando se preguntó por el acuerdo no se sabían. ¿Ahora ha cambiado, ya se conocen?

    El problema es que IU ha dado un cheque en blanco y ha tomado un camino netamente socialdemocrata. Muchos estamos ofendidos por ello si. No queremos que IU sea un PSOE 2.0.

    Recuerda que el PSOE en 1982 era mucho más rupturista, fue cambiando mucho más despacio de lo que podemos ha cambiado hoy.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

25 años de la desaparición de la URSS: Aniversario de una catástrofe

Artículo publicado en El Puerto Actualidad
El 8 de diciembre de 1991 los presidentes de las Repúblicas Soviéticas de Rusia, Ucrania y Bielorrusia firmaron el Tratado de Belovesh con el que declaraban oficialmente la disolución de la Unión Soviética y establecían la Comunidad de Estados Independientes (CEI), a pesar de que en el mes de marzo de ese mismo año el 78% de las ciudadanas y ciudadanos soviéticos se expresaron en referéndum a favor de mantener en pie la URSS. Las consecuencias de estos acuerdos abocaría a la desintegración del estado socialista más importante del mundo. Hoy se cumplen 25 años de aquella catástrofe cuyas consecuencias perduran hasta nuestro días.
El siglo XX no puede entenderse sin la URSS y el mundo de hoy tiene mucho que ver con la desaparición de un gigante geopolítico que con sus aciertos, con sus errores y con sus contradicciones, hizo de contrapeso a las pretensiones de hegemonía global de los Estados Unidos. 
En el plano internacional, la pérdida de ese…

¡Fuera fascistas de nuestra ciudad!

Hoy el fascismo se ha dejado ver en El Puerto. Como se suele decir, han corrido ríos de tinta -digital- desde que los ultracatólicos de Hazte oír, VOX y su tropa neofascista eligieran nuestra ciudad para su primer gran acto público en la provincia de Cádiz: un evento titulado “La rebelión cívica. Ante la dictadura de género y la ley mordaza LGTBi”. A pesar de que han sido pocos y seguro que la mayoría eran de fuera, la cuestión es grave y tenemos que ser conscientes de ello.
En un primer momento eligieron para hacerlo el Centro Cívico Augusto Tolón, pero se toparon con la negativa del Ayuntamiento a ceder el espacio municipal para un acto que “atenta contra la dignidad de las personas y la diversidad sexual” y que, además, contravenía el contenido de una moción propuesta por Izquierda Unida hace unos meses y apoyada por todos los grupos municipales -salvo el Partido Popular- en la que se deja claro que el Ayuntamiento de El Puerto se manifiesta “contrario a la difusión de cualquier …

PSOE-Ciudadanos: ¿Preludio de gran coalición?

Publicado en El Puerto Actualidad
En el ámbito de la política estatal, el tema estrella de la semana han sido sido las conversaciones de cara a la elección del nuevo Presidente del Gobierno. El miércoles pasado, Pedro Sánchez y Albert Rivera escenificaron el acuerdo de investidura alcanzado entre PSOE y Ciudadanos, consistente en una reforma exprés de la Constitución y plasmado en un documento con medidas consensuadas entre ambas formaciones.
Partiendo de la legitimidad y autonomía de todas las fuerzas para establecer los acuerdos políticos y programáticos que crea conveniente, creo que esta decisión supone un error por parte del PSOE por varias cuestiones:
Primero, porque con este acuerdo el PSOE sigue mostrándose hacia la opinión pública como un partido más proclive a entenderse con la derecha que con las fuerzas de izquierda, con quienes mantenía conversaciones a cuatro para formar un gobierno de progreso que sumase los apoyos de Podemos, Izquierda Unida-Unidad Popular y Compromis.