Ir al contenido principal

Sobre las #EleccionesCatalanas

Ayer, mientras seguía el escrutinio de las elecciones catalanas y se empezaba a vislumbrar cuál sería la composición final del nuevo Parlamento de Cataluña, me vinieron a la cabeza un par de cuestiones que acabé por poner por escrito en Facebook y que he adaptado y ampliado un poco para el blog.

A pesar de perder diputados/as, CDC ha ganado las ‪elecciones catalanas‬. Y no porque Junts pel Sí haya sido la lista más votada, sino porque al final han conseguido convertir estas elecciones en el tan deseado (y falso) plebiscito entre el sí y el no a la independencia consiguiendo cambiar el tablero político catalán. 

Un ejemplo, una consecuencia y una lectura preocupante de que las elecciones se hayan movido en el plano nacional:
  • El ejemplo que mejor representa el éxito del planteamiento de CDC es Artur Mas, que al ir a votar hace tres años fue recibido entre protestas de quienes denunciaban sus recortes sociales en sanidad y educación y hoy ha sido increpado por gente que ondean banderas españolas.
  • La consecuencia la ha sufrido Catalunya Sí Que Se Pot, que había apostado por una campaña centrada en el plano social y económico que se ha visto superada por la cuestión nacional, quedando por detrás del resultado que cosechó ICV-EUiA en solitario en 2012.
  • La lectura preocupante aparece cuando miramos el nuevo Parlament en clave de clase: dominio de las oligarquías catalana y española (que, no lo olvidemos, comparten un mismo proyecto político y económico) con 114 diputados y una posición de enorme debilidad de las fuerzas populares representadas por 21 diputados/as.
Con estos resultados encima de la mesa, y a pesar que las fuerzas pro-independentistas no se han impuesto en número de votos, poca duda cabe que una parte importante de los/as catalanes/as reclaman una nueva relación con el Estado que el marco actual no es capaz de satisfacer. Ante esto, se plantean dos cuestiones que tenemos que tener presentes y a las que estar atentos/as:
  • La primera, que los sentimientos y la voluntad de decidir del pueblo catalán no pueden ni deben quedar en manos de la burguesía catalana cuyo objetivo histórico siempre ha sido conseguir ventajas y privilegios fiscales para sí mismos.
  • La segunda, que la brecha que han abierto hoy los/as catalanes/as afecta al conjunto del Estado y al marco político del régimen del 78 y por eso las fuerzas transformadoras tenemos que aprovecharla para avanzar hacia la ruptura social y política.
Ahora bien: ¿Esto último cómo lo hacemos? Trabajando. Trabajando por construir poder popular en las calles consiguiendo que las movilizaciones el 22O y el 7N sean un éxito. Y trabajando para lograr la unidad electoral en una candidatura unitaria pero ojo, no entendida como el culmen de la unidad popular, sino como un paso necesario en la ruptura democrática con el régimen del 78 que impulse un proceso constituyente hacia un nuevo país.

Está claro que todos los actores de la izquierda estatal debemos dejar de mirarnos el ombligo y concienciarnos de que nos estamos jugando el futuro de las próximas generaciones.

Comentarios

Entradas populares de este blog

25 años de la desaparición de la URSS: Aniversario de una catástrofe

Artículo publicado en El Puerto Actualidad
El 8 de diciembre de 1991 los presidentes de las Repúblicas Soviéticas de Rusia, Ucrania y Bielorrusia firmaron el Tratado de Belovesh con el que declaraban oficialmente la disolución de la Unión Soviética y establecían la Comunidad de Estados Independientes (CEI), a pesar de que en el mes de marzo de ese mismo año el 78% de las ciudadanas y ciudadanos soviéticos se expresaron en referéndum a favor de mantener en pie la URSS. Las consecuencias de estos acuerdos abocaría a la desintegración del estado socialista más importante del mundo. Hoy se cumplen 25 años de aquella catástrofe cuyas consecuencias perduran hasta nuestro días.
El siglo XX no puede entenderse sin la URSS y el mundo de hoy tiene mucho que ver con la desaparición de un gigante geopolítico que con sus aciertos, con sus errores y con sus contradicciones, hizo de contrapeso a las pretensiones de hegemonía global de los Estados Unidos. 
En el plano internacional, la pérdida de ese…

¡Fuera fascistas de nuestra ciudad!

Hoy el fascismo se ha dejado ver en El Puerto. Como se suele decir, han corrido ríos de tinta -digital- desde que los ultracatólicos de Hazte oír, VOX y su tropa neofascista eligieran nuestra ciudad para su primer gran acto público en la provincia de Cádiz: un evento titulado “La rebelión cívica. Ante la dictadura de género y la ley mordaza LGTBi”. A pesar de que han sido pocos y seguro que la mayoría eran de fuera, la cuestión es grave y tenemos que ser conscientes de ello.
En un primer momento eligieron para hacerlo el Centro Cívico Augusto Tolón, pero se toparon con la negativa del Ayuntamiento a ceder el espacio municipal para un acto que “atenta contra la dignidad de las personas y la diversidad sexual” y que, además, contravenía el contenido de una moción propuesta por Izquierda Unida hace unos meses y apoyada por todos los grupos municipales -salvo el Partido Popular- en la que se deja claro que el Ayuntamiento de El Puerto se manifiesta “contrario a la difusión de cualquier …

PSOE-Ciudadanos: ¿Preludio de gran coalición?

Publicado en El Puerto Actualidad
En el ámbito de la política estatal, el tema estrella de la semana han sido sido las conversaciones de cara a la elección del nuevo Presidente del Gobierno. El miércoles pasado, Pedro Sánchez y Albert Rivera escenificaron el acuerdo de investidura alcanzado entre PSOE y Ciudadanos, consistente en una reforma exprés de la Constitución y plasmado en un documento con medidas consensuadas entre ambas formaciones.
Partiendo de la legitimidad y autonomía de todas las fuerzas para establecer los acuerdos políticos y programáticos que crea conveniente, creo que esta decisión supone un error por parte del PSOE por varias cuestiones:
Primero, porque con este acuerdo el PSOE sigue mostrándose hacia la opinión pública como un partido más proclive a entenderse con la derecha que con las fuerzas de izquierda, con quienes mantenía conversaciones a cuatro para formar un gobierno de progreso que sumase los apoyos de Podemos, Izquierda Unida-Unidad Popular y Compromis.