Ir al contenido principal

Berlín en la equidistancia

Artículo publicado en El Puerto Actualidad

Berlín es una ciudad fascinante, una de las grandes capitales europeas, llena de vida y de historia. La puerta de Brandeburgo, el muro, el Reichstag, o la Plaza de los Gendarmes son lugares que hay que ver si se tiene la suerte de poder recorrer sus calles alguna vez.

La capital alemana ofrece mil alternativas al visitante. Nada mejor para captar la identidad de la ciudad que disfrutando del ambiente del barrio Alfred Rosenberg, de la actividad bulliciosa de la Avenida Heinrich Himmler o pasear por el bucólico parque del 10 de noviembre.

Para quienes gusten de conocer lo mejor de la oferta cultural berlinesa la Ópera es uno de esos lugares que no pueden quedar sin visitar, su imponente fachada o su elegante interior salpicado de bustos de personalidades como Fritz Hippler o Joseph Goebbels merece mucho la pena. Igualmente, un recorrido por la isla de los museos se hace casi obligatorio para este tipo de turistas. Además, muy cerca de allí, en el edificio de la Fundación Adolf Hitler nos ofrecen un apasionante recorrido por la historia alemana que no podemos saltarnos si somos amantes de este país.

Berlín también tiene su faceta juvenil y fiestera. Basta con dejarse caer por algunos de los muchos bares que existen entre las calles Göring y Speer para disfrutar de los buenos momentos de la noche berlinesa, una aliciente más para hacer inolvidable la estancia en esta ciudad.

Llegado a este punto puede que se pregunten a qué viene este artículo más propio de una web de viajes, quizás a algunos/as de vosotros/as os ha llamado la atención algunos de los nombres que he mencionado y seguro que habrá lectores/as que se hayan dado cuenta de que mi descripción de Berlín no es muy fidedigna. Es cierto. Casi todo lo anterior es mentira, un pequeño juego con el que me he permitido iniciar esta columna. Si siguen leyendo descubrirán por qué.

Quizás se pregunten por qué hacer un relato falso sobre Berlín rotulando la ciudad con nombres de líderes nazis. Muy simple: porque no encontrarán en Berlín ni en ninguna otra parte de Alemania ninguna de las calles, avenidas, barrios o parques que menciono más arriba. Como tampoco encontrarán institutos, teatros, estaciones de metro, fundaciones etc en honor a ningún dirigente o personalidad relacionada con la Alemania Nazi, un régimen que sumió a ese país en la tiranía fascista y a Europa en la mayor guerra conocida por la humanidad. Es más, lo contrario nos chocaría.

Sin embargo, parece un asunto diferente si cambiamos Berlín por El Puerto y la Alemania Nazi por la España franquista. Si echamos un vistazo rápido a nuestra ciudad nos encontramos con barriadas como José Antonio Primo de Rivera (en honor al fundador de la Falange), el 18 de julio (día del golpe de Estado contra la II República) o Francisco Franco. Tenemos calles y placas en recuerdo a fascistas y otros líderes de la dictadura (Ximénez de Sandoval, Falangista Ángel Pérez, Falangista Juan López, Carrero Blanco…) plazas en honor al ‘movimiento nacional’... Tenemos a personas que defienden la permanencia de estos símbolos en nuestra ciudad, como también hay alemanes/as que defienden mantener vivo el recuerdo y el legado político de los dirigentes del III Reich. Aquí son ciudadanos/as responsables que no quieren reabrir heridas. Allí son fascistas.

Afortunadamente los tiempos cambian y decisiones como las que ha tomado el gobierno municipal para impulsar junto al Foro por la Memoria la creación de una comisión que revise el cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica en El Puerto lo demuestran. Habrá quien rechace esta medida por inoportuna o quien la tache de ‘revanchista’ bajo la falsa equidistancia de quien pretende igualar a vencedores/as y vencidos/as. Lo cierto es que tras 36 años de dictadura fascista y 40 de monarquía, El Puerto por fin da pasos para saldar su deuda pendiente con quienes pagaron con su vida el compromiso con la legalidad democrática. Sin duda, los/as demócratas de hoy hemos de sentirnos orgullosos/as.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Algunos apuntes para comprender la guerra de Mali

El pasado viernes 11 de enero Francia entró en guerra en Mali. Desde entonces Mali se ha convertido en tema de actualidad, presente en televisiones, periódicos, webs, etc.

A veces, ante tanta información, se hace necesario tomar un tiempo para ver las cosas con más calma, mirar más allá de la lectura que hacen los principales medios de información y acudir a la raíz del asunto. Este post pretende ser un pequeño resumen, una aproximación sin grandes pretensiones a Mali y al conflicto que ha provocado la intervención militar francesa, dando respuesta algunas de las preguntas más repetidas estos días.

La guerra de Mali avanza rápido pero estás líneas puedan servir para comprender mejor lo que está pasando en ese país no tan lejano y los intereses que en torno a él se mueven.
¿Qué sabemos de Mali?

Mali es un estado de África Occidental, tiene una extensión territorial de 1.240.000 kilómetros cuadrados (dos veces y medio el tamaño de España) con una población aproximada de doce millones de p…

Marzo de 1991: referéndum sobre la continuidad de la URSS

La interesantísima imagen que encabeza este post ha sido publicada en la página de Facebook de la Juventud Comunista. En ella se muestran los resultados del referéndum sobre sobre la continuidad de la Unión Soviética que se celebró en  la URSS en marzo de 1991 y dónde participó el 80% de la población del país. El resultado no dejaba lugar a dudas: el 74,6% del pueblo soviético votó en contra de disolver la URSS. Así contaba El País lo sucedido.
Sin embargo, la voluntad de la ciudadanía soviética no fue respetada. En diciembre de ese mismo año los presidentes de Rusia, Ucrania y Bielorrusia firmaron el Tratado de Belovesh que declaró oficialmente la disolución de la Unión Soviética y se estableció la Comunidad de Estados Independientes (CEI).
Cuando se habla del fin de la Unión Soviética se hace hincapié en el 'colapso' del sistema socialista, pero rara vez (por no decir nunca) se comenta cuál era la opinión del pueblo soviético y el resultado de este referéndum, casi totalmen…

Sobre las #EleccionesCatalanas

Ayer, mientras seguía el escrutinio de las elecciones catalanas y se empezaba a vislumbrar cuál sería la composición final del nuevo Parlamento de Cataluña, me vinieron a la cabeza un par de cuestiones que acabé por poner por escrito en Facebook y que he adaptado y ampliado un poco para el blog.

A pesar de perder diputados/as, CDC ha ganado las ‪elecciones catalanas‬. Y no porque Junts pel Sí haya sido la lista más votada, sino porque al final han conseguido convertir estas elecciones en el tan deseado (y falso) plebiscito entre el sí y el no a la independencia consiguiendo cambiar el tablero político catalán. 
Un ejemplo, una consecuencia y una lectura preocupante de que las elecciones se hayan movido en el plano nacional: El ejemplo que mejor representa el éxito del planteamiento de CDC es Artur Mas, que al ir a votar hace tres años fue recibido entre protestas de quienes denunciaban sus recortes sociales en sanidad y educación y hoy ha sido increpado por gente que ondean banderas es…