Ir al contenido principal

La clase (social) va por barrios

Pequeña reflexión que surge tras leer la siguiente noticia de ámbito local: Las Redes anima al Ayuntamiento a ampliar la zona naranja

Antes de empezar, dejo un par de aclaraciones para los no portuenses: Las Redes es una urbanización costera situada en la parte de la ciudad conocida como Costa Oeste, el distrito con la renta per capita más alta de la ciudad y tradicional feudo de votos del Partido Popular. Por Zona Naranja (de la que ya se ha hablado en este blog alguna vez) se conoce popularmente a una ordenanza que pretende regular el estacionamiento de vehículos durante la temporada estival en varias playas de la ciudad (una de ellas la playa de Las Redes). Es trata de una medida bastante impopular a tenor de las más de 13.000 firmas recogidas en su contra o las constantes movilizaciones populares que se suceden verano tras verano pidiendo su derogación.

Al leer esta noticia me ha venido una frase a la cabeza: son nuestras condiciones materiales las que determinan nuestra conciencia. Por ejemplo, en unos de los párrafos podemos leer que en un paseo por las calles de la urbanización junto al alcalde y al concejal de mantenimiento urbano, el presidente de la zona "les ha indicado que las prioridades del barrio son el cambio de luminarias en las calles Mar de China y Océano Atlántico; la rotulación de algunas calles así como colocar el nombre a aquellas que no cuentan con el mismo y el pintado de la urbanización".

En el siguiente párrafos leemos que "centrándose en el asunto de la Zona Naranja, el representante de Las Redes insiste en que los vecinos de la zona apuestan por la ampliación de esta medida de regulación del tráfico que además crea puestos de trabajo de calidad y evita la presencia de gorrillas, pues entienden que les beneficia, ya que preservan las zonas comunes de la urbanización de actuaciones incívicas por parte de otros ciudadanos y existe una mejora de la zona gracias a la recaudación de la misma".

No debemos de perder de vista que hablamos de una ciudad que cuenta con más de 13.000 desempleados/as y barrios con graves problemas sociales por lo que las reivindicaciones que expresa este representante vecinal chocan bastante.

Además, también llama la atención los motivos por los que ven positiva la medida: crea puestos de trabajo de calidad (le podemos preguntar a un controlador a ver qué opina); evita la presencia de gorrillas (que todo el mundo sabe que no hacen bonito); preservan las zonas comunes de actuaciones incívicas de otros ciudadanos (vamos, que así molestan menos); y mejora la zona gracias a la recaudación de la misma (el resto de portuenses se rascan los bolsillos por ir a una de sus playas, sirve para dotar de más recursos económicos a una zona de la ciudad que tiene unas condiciones de estabilidad mucho mayores que otras zonas de El Puerto... y eso está bien). 

Partiendo de que estas reivindicaciones son tan legítimas como cualquier otra ¿son las mismas que expondrían al alcalde los vecinos y vecinas, por ejemplo, de Los Milagros, José Antonio, El Tejar o el Distrito 21? Claro que no. Como digo, la clase (social) también va por barrios y son nuestras condiciones materiales las que determinan nuestra conciencia.

Comentarios

Entradas populares de este blog

25 años de la desaparición de la URSS: Aniversario de una catástrofe

Artículo publicado en El Puerto Actualidad
El 8 de diciembre de 1991 los presidentes de las Repúblicas Soviéticas de Rusia, Ucrania y Bielorrusia firmaron el Tratado de Belovesh con el que declaraban oficialmente la disolución de la Unión Soviética y establecían la Comunidad de Estados Independientes (CEI), a pesar de que en el mes de marzo de ese mismo año el 78% de las ciudadanas y ciudadanos soviéticos se expresaron en referéndum a favor de mantener en pie la URSS. Las consecuencias de estos acuerdos abocaría a la desintegración del estado socialista más importante del mundo. Hoy se cumplen 25 años de aquella catástrofe cuyas consecuencias perduran hasta nuestro días.
El siglo XX no puede entenderse sin la URSS y el mundo de hoy tiene mucho que ver con la desaparición de un gigante geopolítico que con sus aciertos, con sus errores y con sus contradicciones, hizo de contrapeso a las pretensiones de hegemonía global de los Estados Unidos. 
En el plano internacional, la pérdida de ese…

¡Fuera fascistas de nuestra ciudad!

Hoy el fascismo se ha dejado ver en El Puerto. Como se suele decir, han corrido ríos de tinta -digital- desde que los ultracatólicos de Hazte oír, VOX y su tropa neofascista eligieran nuestra ciudad para su primer gran acto público en la provincia de Cádiz: un evento titulado “La rebelión cívica. Ante la dictadura de género y la ley mordaza LGTBi”. A pesar de que han sido pocos y seguro que la mayoría eran de fuera, la cuestión es grave y tenemos que ser conscientes de ello.
En un primer momento eligieron para hacerlo el Centro Cívico Augusto Tolón, pero se toparon con la negativa del Ayuntamiento a ceder el espacio municipal para un acto que “atenta contra la dignidad de las personas y la diversidad sexual” y que, además, contravenía el contenido de una moción propuesta por Izquierda Unida hace unos meses y apoyada por todos los grupos municipales -salvo el Partido Popular- en la que se deja claro que el Ayuntamiento de El Puerto se manifiesta “contrario a la difusión de cualquier …

PSOE-Ciudadanos: ¿Preludio de gran coalición?

Publicado en El Puerto Actualidad
En el ámbito de la política estatal, el tema estrella de la semana han sido sido las conversaciones de cara a la elección del nuevo Presidente del Gobierno. El miércoles pasado, Pedro Sánchez y Albert Rivera escenificaron el acuerdo de investidura alcanzado entre PSOE y Ciudadanos, consistente en una reforma exprés de la Constitución y plasmado en un documento con medidas consensuadas entre ambas formaciones.
Partiendo de la legitimidad y autonomía de todas las fuerzas para establecer los acuerdos políticos y programáticos que crea conveniente, creo que esta decisión supone un error por parte del PSOE por varias cuestiones:
Primero, porque con este acuerdo el PSOE sigue mostrándose hacia la opinión pública como un partido más proclive a entenderse con la derecha que con las fuerzas de izquierda, con quienes mantenía conversaciones a cuatro para formar un gobierno de progreso que sumase los apoyos de Podemos, Izquierda Unida-Unidad Popular y Compromis.