Ir al contenido principal

Consumismo: comprar, tirar, comprar

¿Se te ha estropeado la bateria del portátil que te compraste hace apenas un año y no tiene reparación? ¿Los teléfonos móviles cada vez te duran menos? ¿Tu impresora ha dejado de imprimir y te cuesta más arreglarla que comprarte un nueva? ¿Tu televisor se ha muerto sospechosamente unos meses después de que se cumpliera la garantía? Si alguna vez te has planteado alguna de estas preguntas, o similares, te recomiendo que veas "comprar, tirar, comprar" un documental emitido el pasado domingo por La2 que trata el concepto de la obsolescencia programada.


Hay miles de ejemplos: chips que se instalan en productos electrónicos para limitar su uso, baterías programadas para una duración límite de un año, medias que se estropean a los cinco lavados... Sin duda nos vienen a la cabeza esa frases de nuestro abuelos y abuelas de "antes las cosas se hacían para que durasen", nada más cierto.

Esto de que se quejan nuestros abuelos y abuelas no es más que una práctica empresarial, la antes mencionada obsolescencia programada- que consiste en reducir a propósito la vida útil de los productos para obligar a los consumidores a adquirirlos nuevamente y aumentar las ventas.  Para Cosima Dannoritzer, la directora del documental: "esta práctica empresarial se ha convertido en la base de la economía moderna, a pesar de las terribles consecuencias medioambientales de un sistema que genera toneladas de residuos inútilmente". Así de simple. Una bombilla que dura cinco o seis años no es rentable para las empresas que las fabrican. Es mejor obligar al consumidor a comprar varias bombillas por año, y ganar más dinero.

El documental también nos muestra la otra cara de la moneda. Toneladas de residuos tecnológicos, proveniente de todos los países del mundo son llevados a África para su "reutilización". Esta práctica ha convertido a África, y más concretamente a Ghana, en el vertedero tecnológico del primer mundo. Primero esclavizamos a los africanos y africanas, luego los sometemos económicamente, les robamos sus recursos naturales, nos nutrimos de sus emigrantes en nuestras economías de países ricos, etc y a quienes se quedan allí los matamos de hambre o por contaminación.

Estas son dos bases del capitalismo: consumir, consumir y consumir para crecer más sin importar el medioambiente o la vida de las personas. El sistema capitalista no se sostiene sin el consumo desmesurado, nuestro consumo desmesurado. Pero ¿que es crecer? ¿Podemos las sociedades del primer mundo crecer hasta el infinito en un mundo con recursos fintios?
Os recomiendo que veáis el documental y que reflexionéis por vosotros/as mismos/as.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Algunos apuntes para comprender la guerra de Mali

El pasado viernes 11 de enero Francia entró en guerra en Mali. Desde entonces Mali se ha convertido en tema de actualidad, presente en televisiones, periódicos, webs, etc.

A veces, ante tanta información, se hace necesario tomar un tiempo para ver las cosas con más calma, mirar más allá de la lectura que hacen los principales medios de información y acudir a la raíz del asunto. Este post pretende ser un pequeño resumen, una aproximación sin grandes pretensiones a Mali y al conflicto que ha provocado la intervención militar francesa, dando respuesta algunas de las preguntas más repetidas estos días.

La guerra de Mali avanza rápido pero estás líneas puedan servir para comprender mejor lo que está pasando en ese país no tan lejano y los intereses que en torno a él se mueven.
¿Qué sabemos de Mali?

Mali es un estado de África Occidental, tiene una extensión territorial de 1.240.000 kilómetros cuadrados (dos veces y medio el tamaño de España) con una población aproximada de doce millones de p…

Marzo de 1991: referéndum sobre la continuidad de la URSS

La interesantísima imagen que encabeza este post ha sido publicada en la página de Facebook de la Juventud Comunista. En ella se muestran los resultados del referéndum sobre sobre la continuidad de la Unión Soviética que se celebró en  la URSS en marzo de 1991 y dónde participó el 80% de la población del país. El resultado no dejaba lugar a dudas: el 74,6% del pueblo soviético votó en contra de disolver la URSS. Así contaba El País lo sucedido.
Sin embargo, la voluntad de la ciudadanía soviética no fue respetada. En diciembre de ese mismo año los presidentes de Rusia, Ucrania y Bielorrusia firmaron el Tratado de Belovesh que declaró oficialmente la disolución de la Unión Soviética y se estableció la Comunidad de Estados Independientes (CEI).
Cuando se habla del fin de la Unión Soviética se hace hincapié en el 'colapso' del sistema socialista, pero rara vez (por no decir nunca) se comenta cuál era la opinión del pueblo soviético y el resultado de este referéndum, casi totalmen…

En la URSS también felicitaban la Navidad

¿Alguna vez habéis pensado cómo serían las fiestas navideñas en la Unión Soviética? Pues en este post no encontrareis la respuesta. Pero si os dejo unas postales navideñas procedentes de la antigua URSS por si se os ocurre felicitar estas fiestas de una manera diferente.