Ir al contenido principal

Partidos Políticos: La CTC

"En 1833 una minoría liberal, deslumbrada por las ideas de la Revolución Francesa, consigue el control del ejército y la administración en España. Al morir el rey Fernando VII se consuma la usurpación y el heredero legítimo, Carlos V, encabeza la sublevación popular. 
El pueblo español se negaba a aceptar por las buenas la imposición injusta de medidas revolucionarias y extranjeras. El carlismo, como movimiento político tradicionalista, aglutinó a quienes sí veían necesaria una renovación, pero sin romper con la Tradición de las Españas".

Así comienza la presentación oficial de la CTC al mundo. La CTC, Comunión Tradicionalista Carlista, es un partido político nacido en 1986 -se entiende que después de Cristo- de la fusión de la Comunión Carlista con otros grupos carlistas de las Españas que no aceptaban la evolución ideológica del Partido Carlista hacía las posiciones de izquierda.

El carlismo, ese movimiento que ha sabido sintetizar en un lema un estilo de vida "Dios, Patria, Fuero, Rey" y respetando sus símbolo históricos (como no podía ser menos) la cruz de San Andrés, la oriamendi y la boina roja que, se afanan en matizar los carlistas, nada tiene que ver con la del Presidente de Venezuela.

La CTC se presentó a las elecciones al Parlamento Europeo de 1994 y obtuvo el apoyo de 5.226 españoles de verdad, de los de toda la vida y 0,03% del total de votos. En las elecciones generales de 2004 los carlista decidieron llevar la voz de la tradición de la nación española, pura y casta a las cortes. Contaron con cerca de 25.00 votos. 

Cuatro años más tarde lo volvieron a intentar, pues el tiempo pasa y el mundo evoluciona a velocidad de vértigo, pero no para los carlistas. En las generales de 2008 la Comunión Tradicionalista Carlista se presentó al Senado obteniendo 45.000 votos por otros 200 votos para el Congreso.

La CTC se merece con creces ser el primer partido de derechas que se gana un espacio dentro de esta sección de Partido Políticos, entre tras cosas por cosas como estas, que podemos encontrar en la sección "Por qué soy Carlista" en su página web:


Objeciones sobre la antigüedad o ineficacia del carlismo:

El carlismo va contra el mundo moderno. 

El mundo moderno va contra la monarquía tradicional, contra la concepción cristiana de persona y de familia, contra la utilización racional, ecológica y sostenible de los recursos naturales, contra la estabilidad psicológica de la gente, contra la inocencia de los niños, contra la feminidad de las mujeres, contra la virilidad de los hombres, contra la espiritualidad y la religión, contra la moralidad y el buen gusto de las costumbres, contra el respeto que se merecen los mayores, contra las entidades sociales anteriores a los estados-nación, contra las ballenas y la diversidad biológica... también va contra el carlismo.

Este último párrafo lo dice todo y lo explica todo. Como dicen por ahí: "Siempre habrá gente para todo"...

Comentarios

  1. Gracias por la acogida y saludos a todas/os las/os compañeras/os de IloveIU

    Campaña “Jubilación a los 67. Cuenta atrás”:
    http://basilio-pozo-duran.blogspot.com/2010/12/jubilacion-los-67-quedan-40-dias.html

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

25 años de la desaparición de la URSS: Aniversario de una catástrofe

Artículo publicado en El Puerto Actualidad
El 8 de diciembre de 1991 los presidentes de las Repúblicas Soviéticas de Rusia, Ucrania y Bielorrusia firmaron el Tratado de Belovesh con el que declaraban oficialmente la disolución de la Unión Soviética y establecían la Comunidad de Estados Independientes (CEI), a pesar de que en el mes de marzo de ese mismo año el 78% de las ciudadanas y ciudadanos soviéticos se expresaron en referéndum a favor de mantener en pie la URSS. Las consecuencias de estos acuerdos abocaría a la desintegración del estado socialista más importante del mundo. Hoy se cumplen 25 años de aquella catástrofe cuyas consecuencias perduran hasta nuestro días.
El siglo XX no puede entenderse sin la URSS y el mundo de hoy tiene mucho que ver con la desaparición de un gigante geopolítico que con sus aciertos, con sus errores y con sus contradicciones, hizo de contrapeso a las pretensiones de hegemonía global de los Estados Unidos. 
En el plano internacional, la pérdida de ese…

¡Fuera fascistas de nuestra ciudad!

Hoy el fascismo se ha dejado ver en El Puerto. Como se suele decir, han corrido ríos de tinta -digital- desde que los ultracatólicos de Hazte oír, VOX y su tropa neofascista eligieran nuestra ciudad para su primer gran acto público en la provincia de Cádiz: un evento titulado “La rebelión cívica. Ante la dictadura de género y la ley mordaza LGTBi”. A pesar de que han sido pocos y seguro que la mayoría eran de fuera, la cuestión es grave y tenemos que ser conscientes de ello.
En un primer momento eligieron para hacerlo el Centro Cívico Augusto Tolón, pero se toparon con la negativa del Ayuntamiento a ceder el espacio municipal para un acto que “atenta contra la dignidad de las personas y la diversidad sexual” y que, además, contravenía el contenido de una moción propuesta por Izquierda Unida hace unos meses y apoyada por todos los grupos municipales -salvo el Partido Popular- en la que se deja claro que el Ayuntamiento de El Puerto se manifiesta “contrario a la difusión de cualquier …

PSOE-Ciudadanos: ¿Preludio de gran coalición?

Publicado en El Puerto Actualidad
En el ámbito de la política estatal, el tema estrella de la semana han sido sido las conversaciones de cara a la elección del nuevo Presidente del Gobierno. El miércoles pasado, Pedro Sánchez y Albert Rivera escenificaron el acuerdo de investidura alcanzado entre PSOE y Ciudadanos, consistente en una reforma exprés de la Constitución y plasmado en un documento con medidas consensuadas entre ambas formaciones.
Partiendo de la legitimidad y autonomía de todas las fuerzas para establecer los acuerdos políticos y programáticos que crea conveniente, creo que esta decisión supone un error por parte del PSOE por varias cuestiones:
Primero, porque con este acuerdo el PSOE sigue mostrándose hacia la opinión pública como un partido más proclive a entenderse con la derecha que con las fuerzas de izquierda, con quienes mantenía conversaciones a cuatro para formar un gobierno de progreso que sumase los apoyos de Podemos, Izquierda Unida-Unidad Popular y Compromis.