Ir al contenido principal

¿Qué hacer con Afganistán?

11 de septiembre. El mundo está en shock. La mayor potencia militar de la historia acaba de recibir el primer ataque enemigo sobre su territorio desde la Segunda Guerra Mundial. Decide que para vengar sus muertos hay que devolver el golpe, pero ¿a quién? El país elegido es Afganistán.
Este estado centro-asiático se convierte en el centro del eje del mal y los talibanes en los enemigos de la paz y seguridad del mundo. Estados Unidos, con el beneplácito del “mundo libre” interviene, pone orden. La OTAN manda sus tropas “humanitarias” y se celebran las primeras elecciones en la historia del país. Los afganos ya son felices: hay democracia, ya son ciudadanos libres liberados del yugo talibán, las mujeres ya no son consideradas como objetos... Al menos, esos nos gustó creer en occidente. Pero ¿es esa la realidad? Entonces ¿cuál es? 
La liberación americana de Afganistán seguiría el mismo guión que la liberación de Francia ocupada. La libertad traería riqueza, prosperidad y estabilidad al pueblo afgano. Las mujeres se integrarían en una sociedad afgana laica y del siglo XXI. En un par años, las tropas extranjeras podrían marcharse y dejar el país democratizado e integrado en el concierto internacional.
Hoy, Afganistán es uno de los país más pobres del mundo, donde más de 55.000 soldados de la OTAN – 778 españoles- mantienen “el orden, la seguridad y ayudan a la reconstrucción” de la zona. Afganistán es un país al que cada vez se destina más dinero, soldados o material de guerra. Es un país donde casi diariamente se producen atentados que llevan la firma de los talibanes quienes dominan casi la mitad del país, donde casi 100 soldados de la OTAN han perdido la vida, y donde casi 3.000 civiles han perecido a causa del “conflicto” que no es más que una guerra encubierta.
Afganistán es un país democrático, gobernado por un presidente elegido mayoritariamente (55,4% de los votos) por un pueblo analfabeto casi en un 70%, y donde la presencia del gobierno se reduce a Kabul, las grandes ciudades y sus periferias.
Afganistán es un país donde las mujeres siguen siendo propiedad de los hombres, donde la sharia lejos de reducirse, comienza a extenderse ahora al vecino Pakistán. 
Afganistán es un país donde la situación, lejos de mejorar, se agrava día a día.
Pero entonces ¿que hacer? ¿cual es la solución? El nuevo y esperanzador Presidente americano, Barak Obama, ya ha prometido 20.000 nuevos soldados en un “fuerte compromiso” de su administración para mantener la seguridad de sus soldados y de las rutas de aprovisionamiento de las tropas de la OTAN. Dinero y soldados. Nuevas caras pero idéntica solución.
Quizás, si la décima parte del dinero que americanos, europeos (incluido españoles) etc, han dedicado a esfuerzos militares en ese país se hubiera dedicado a la creación de escuelas, a la alfabetización de la población afgana, o a educar a esa población en valores de igualdad y tolerancia religiosa, se podrían evitar muchos problemas del presente y del futuro de Afganistán. Entonces ¿qué hacer con Afganistán?
NOTA: El pasado 13 de Abril, una pareja de jóvenes (de 23 y 19 años) fue ejecutada en Afganistán por intentar huir a Irán y así poder casarse, tras el rechazo de las familias a su unión debido a diferencias religiosas y étnicas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¡Fuera fascistas de nuestra ciudad!

Hoy el fascismo se ha dejado ver en El Puerto. Como se suele decir, han corrido ríos de tinta -digital- desde que los ultracatólicos de Hazte oír, VOX y su tropa neofascista eligieran nuestra ciudad para su primer gran acto público en la provincia de Cádiz: un evento titulado “La rebelión cívica. Ante la dictadura de género y la ley mordaza LGTBi”. A pesar de que han sido pocos y seguro que la mayoría eran de fuera, la cuestión es grave y tenemos que ser conscientes de ello.
En un primer momento eligieron para hacerlo el Centro Cívico Augusto Tolón, pero se toparon con la negativa del Ayuntamiento a ceder el espacio municipal para un acto que “atenta contra la dignidad de las personas y la diversidad sexual” y que, además, contravenía el contenido de una moción propuesta por Izquierda Unida hace unos meses y apoyada por todos los grupos municipales -salvo el Partido Popular- en la que se deja claro que el Ayuntamiento de El Puerto se manifiesta “contrario a la difusión de cualquier …

Sobre la bandera de El Puerto

Artículo publicado en El Puerto Actualidad (parte I y parte II)
Si preguntamos a cualquier vecino o vecina de nuestra ciudad por cuáles son los colores de la bandera de El Puerto, con casi total seguridad la respuesta sería la misma: verde y amarillo. La bandera de nuestra ciudad está presente en los edificios municipales, en nuestras fiestas locales, en el salón de plenos, en la toma de posesión de alcaldes y concejales, en las recepciones oficiales, en Wikipedia…
Pero basta con investigar un poco sobre la historia de nuestra bandera local para toparse con un hecho sorprendente: El Puerto no tiene bandera oficial
Esta afirmación es tan chocante como cierta. Desde hace más de cuarenta años nuestra ciudad viene usando una bandera alegal, pues ésta no está aprobada por el pleno del Ayuntamiento y, por tanto, no está reconocida por la Junta de Andalucía ni recogida en el catálogo de escudos y banderas oficiales de las entidades locales de Andalucía. El motivo principal es que ninguna c…

25 años de la desaparición de la URSS: Aniversario de una catástrofe

Artículo publicado en El Puerto Actualidad
El 8 de diciembre de 1991 los presidentes de las Repúblicas Soviéticas de Rusia, Ucrania y Bielorrusia firmaron el Tratado de Belovesh con el que declaraban oficialmente la disolución de la Unión Soviética y establecían la Comunidad de Estados Independientes (CEI), a pesar de que en el mes de marzo de ese mismo año el 78% de las ciudadanas y ciudadanos soviéticos se expresaron en referéndum a favor de mantener en pie la URSS. Las consecuencias de estos acuerdos abocaría a la desintegración del estado socialista más importante del mundo. Hoy se cumplen 25 años de aquella catástrofe cuyas consecuencias perduran hasta nuestro días.
El siglo XX no puede entenderse sin la URSS y el mundo de hoy tiene mucho que ver con la desaparición de un gigante geopolítico que con sus aciertos, con sus errores y con sus contradicciones, hizo de contrapeso a las pretensiones de hegemonía global de los Estados Unidos. 
En el plano internacional, la pérdida de ese…