Ir al contenido principal

La República debe ser pueblo

Artículo publicado en El Puerto Actualidad

En la mañana del domingo 13 de abril de 2014, en el 83 aniversario de la proclamación de la Segunda República Española, un grupo de portuenses acudimos al cementerio municipal a rendir homenaje a nuestros conciudadanos que fueron fusilados por el fascismo simple y llanamente por defender la democracia y la legalidad republicana.

El 14 de abril es sin duda un día para el recuerdo. Cuando rememoramos esta fecha nos viene a la mente uno de los periodos más importantes de nuestra historia en cuanto a logros democráticos y sociales se refiere. Pero, en mi opinión, hemos de aprovechar este aniversario para mirar al futuro.

Hoy día el modelo surgido de la Constitución del 78 está roto. Los dos principales partidos que han sostenido y sostienen este régimen parecen interesados únicamente en hacer el cumplir el nuevo artículo 135 -inscrito en la hasta entonces Constitución de todos/as por orden de los mercados en agosto de 2011- que consagra el pago de la deuda por encima de cualquier inversión social. No muestran mucha voluntad en hacer cumplir, por ejemplo, el artículo 47 (que reconoce el derecho de todo español o española a tener una vivienda digna) o el artículo 128 que dispone que toda la riqueza del país en sus distintas formas y sea cual fuere su titularidad está subordinada al interés general.

Cada día que pasa más y más personas se dan cuenta de que tenemos unas instituciones puestas al servicio de los intereses económicos de unos pocos y sometidas a los dictados de organizaciones internacionales de dudosa legitimidad democrática, como la llamada Troika, que marcan la política económica a seguir por los gobiernos estatales, siempre en la línea de favorecer a las élites económica-financieras en detrimento de las clases populares.

Además, la crisis económica convertida ya en crisis estructural del régimen ha contribuido a desnudar a la monarquía, que se ha retratado ante la opinión pública como una institución llena de privilegios que estructura y vertebra el actual orden de cosas. Juan Carlos I es el elemento necesario que hace posible que las élites políticas y económicas se den la mano. Monarquía y capital han sido siempre dos caras de la misma moneda y ahora se ve más claro que nunca.

Ante esta situación la Tercera República surge como una alternativa aceptable para cada vez más gente. Cometeríamos un gran error si quienes creemos en este sistema social y político nos limitáramos a presentarlo como como una etapa de la historia española que debe volver. Hemos de plantear la República como una respuesta democrática a los problemas de la actualidad, una forma de gobierno que abandere la justicia social y el reparto igualitario de la riqueza, que rompa con los intereses económicos de las élites que imponen su voluntad sobre el conjunto mayoritario de la ciudadanía, que coloque la economía al servicio de las personas y no al revés, etc.

Por eso la República no puede quedarse en el recuerdo de abril de 1931 ni en cambiar al Rey por un Presidente electo en las urnas. La República debe romper con los viejas ataduras que arrastramos tras cuarenta años de dictadura y treinta y cinco de monarquía. La República debe ser sinónimo de poder popular, de gobierno del pueblo, y debe construirse por y para el pueblo.

Pero esta República no caerá del cielo, debe venir de la mano de los sectores más castigados por la ofensiva neoliberal; del estudiantado y el profesorado que lucha contra los recortes en educación y por una enseñanza pública de calidad; de los empleados públicos que se oponen a la Reforma de la Administración Local; de los trabajadores y trabajadoras que combaten a diario por sus derechos laborales y de los parados y paradas a quienes se les niega un empleo digno; de la ciudadanía que trabaja por mantener servicios como la gestión del agua bajo el control público; de las mujeres que defienden el derecho a disponer libremente de su cuerpo; de los miles de jóvenes que se ven forzados a emigrar para buscar futuro lejos de su tierra... 

En definitiva, la República debe venir del pueblo, debe traerla el pueblo y construirla el pueblo porque la República debe ser pueblo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

25 años de la desaparición de la URSS: Aniversario de una catástrofe

Artículo publicado en El Puerto Actualidad
El 8 de diciembre de 1991 los presidentes de las Repúblicas Soviéticas de Rusia, Ucrania y Bielorrusia firmaron el Tratado de Belovesh con el que declaraban oficialmente la disolución de la Unión Soviética y establecían la Comunidad de Estados Independientes (CEI), a pesar de que en el mes de marzo de ese mismo año el 78% de las ciudadanas y ciudadanos soviéticos se expresaron en referéndum a favor de mantener en pie la URSS. Las consecuencias de estos acuerdos abocaría a la desintegración del estado socialista más importante del mundo. Hoy se cumplen 25 años de aquella catástrofe cuyas consecuencias perduran hasta nuestro días.
El siglo XX no puede entenderse sin la URSS y el mundo de hoy tiene mucho que ver con la desaparición de un gigante geopolítico que con sus aciertos, con sus errores y con sus contradicciones, hizo de contrapeso a las pretensiones de hegemonía global de los Estados Unidos. 
En el plano internacional, la pérdida de ese…

¡Fuera fascistas de nuestra ciudad!

Hoy el fascismo se ha dejado ver en El Puerto. Como se suele decir, han corrido ríos de tinta -digital- desde que los ultracatólicos de Hazte oír, VOX y su tropa neofascista eligieran nuestra ciudad para su primer gran acto público en la provincia de Cádiz: un evento titulado “La rebelión cívica. Ante la dictadura de género y la ley mordaza LGTBi”. A pesar de que han sido pocos y seguro que la mayoría eran de fuera, la cuestión es grave y tenemos que ser conscientes de ello.
En un primer momento eligieron para hacerlo el Centro Cívico Augusto Tolón, pero se toparon con la negativa del Ayuntamiento a ceder el espacio municipal para un acto que “atenta contra la dignidad de las personas y la diversidad sexual” y que, además, contravenía el contenido de una moción propuesta por Izquierda Unida hace unos meses y apoyada por todos los grupos municipales -salvo el Partido Popular- en la que se deja claro que el Ayuntamiento de El Puerto se manifiesta “contrario a la difusión de cualquier …

PSOE-Ciudadanos: ¿Preludio de gran coalición?

Publicado en El Puerto Actualidad
En el ámbito de la política estatal, el tema estrella de la semana han sido sido las conversaciones de cara a la elección del nuevo Presidente del Gobierno. El miércoles pasado, Pedro Sánchez y Albert Rivera escenificaron el acuerdo de investidura alcanzado entre PSOE y Ciudadanos, consistente en una reforma exprés de la Constitución y plasmado en un documento con medidas consensuadas entre ambas formaciones.
Partiendo de la legitimidad y autonomía de todas las fuerzas para establecer los acuerdos políticos y programáticos que crea conveniente, creo que esta decisión supone un error por parte del PSOE por varias cuestiones:
Primero, porque con este acuerdo el PSOE sigue mostrándose hacia la opinión pública como un partido más proclive a entenderse con la derecha que con las fuerzas de izquierda, con quienes mantenía conversaciones a cuatro para formar un gobierno de progreso que sumase los apoyos de Podemos, Izquierda Unida-Unidad Popular y Compromis.