Ir al contenido principal

14 de abril: Rompamos con el capitalismo... ¡Traigamos la Tercera!


Comunicado de la Juventud Comunista con motivo del 81 aniversario de la II República Española

Resulta evidente que el Estado Español sirve a los intereses de una minoría de especuladores y grandes fortunas. El gobierno funciona de acuerdo a su orientación, se legisla y se cambian las leyes en base a sus consejos, se gasta y administra conforme ordenan. La misma estructura se puede aplicar a los diferentes organismos internacionales: Banco Mundial, FMI, o Unión Europea en realidad no son más que marionetas de las grandes fortunas, empresas transnacionales y especuladores financieros.


Todo esto supone que los derechos sociales, económicos y políticos reconocidos en la Constitución queden en papel mojado. El derecho a una educación pública y de calidad, a la vivienda digna o al trabajo son a menudo negados a la juventud y a la clase trabajadora. El marco constitucional se presenta obsoleto y no da respuesta a los problemas actuales, habiéndose convertido en una mera declaración de intenciones de un hecho constatable: el capitalismo es incompatible con la democracia.

Es por ello por lo que, como jóvenes, vemos necesario dar un paso adelante y apostar por la III República como vía al socialismo.

En los últimos tiempos la monarquía borbónica ha vuelto a demostrar su naturaleza corrupta; pero no es nada nuevo, ya que han sido numerosos los escándalos financieros en los que se ha visto envuelta la Casa Real. Si a esto le unimos la opacidad en las cuentas y el patrimonio acumulado parece obvio pensar que, cuando el monarca se reúne o asiste a cumbres con empresarios a lo largo y ancho del planeta, existen intereses por encima de la mera representación institucional.

No podemos olvidar que la mayor parte de las funciones de la Casa Real española consisten en “abrir mercados” internacionales para los grandes empresarios, poniendo muy en entredicho la ideología oficialista del régimen que repite constantemente que la monarquía no tiene ningún tipo de poder político. La monarquía es uno de los pilares en los que se sostiene el sistema capitalista en nuestro país, una institución que actúa únicamente en beneficio del capital y la clase social dominante.

Así pues, la República no puede entenderse como un mero cambio formal en la estructura de la jefatura de estado. Tenemos memoria histórica, y ello nos hace conscientes de que la lucha por la República está fuertemente ligada al movimiento obrero y progresista. Necesitamos una renovación profunda y radicalmente democrática.

Vivimos un momento convulso en donde la represión se intensifica contra quienes luchan por una alternativa a las políticas que pretenden hacer pagar la crisis del capital a las capas populares. Obreros y estudiantes en lucha han sufrido brutalidad policial, detenciones aleatorias y juicios-farsa mientras no dejan de anunciar leyes que nos retraen a la dictadura franquista. Tanto es así, que desde el pasado 29 de marzo se encuentran en prisión preventiva nuestros compañeros Isma y Dani, miembros de la Associació d’Estudiants Progressistes (AEP), mientras participaban en los piquetes de la Huelga General, una medida desproporcionada e injusta que sólo busca amedrentar a cualquier tipo de contestación social organizada.

No podemos olvidarnos tampoco de nuestros camaradas Naiara y Eduardo, detenidos y torturados en 2006 por mostrar una bandera republicana a los príncipes a su paso por la localidad madrileña de Móstoles. El juicio sale el próximo 24 de mayo, y pese a las vejaciones y privaciones de derechos de los que fueron víctimas, la acusación les pide para ellos dos años de prisión y una multa de 2500 euros.

Por ello, desde la Unión de Juventudes Comunistas de España (UJCE) en el convencimiento de que las condiciones son objetivamente cada vez más propicias para que se puedan dar cambios revolucionarios en el Estado Español, reivindicamos un nuevo proceso constitucional que rompa con el neoliberalismo, y cuya base sea:
  • Una República Federal, solidaria y con justicia social. Que defienda los intereses de las y los trabajadores; que defienda lo público y recupere para las mayorías los sectores estratégicos privatizados; que apueste por un desarrollo productivo sostenible y planificado. Sólo caminando en dirección contraria de la que nos dicta el capitalismo podremos sembrar los cimientos de una nueva sociedad solidaria y justa.
  • Una República radicalmente democrática: Frente a su falsa democracia sostenida a base de mentiras, manipulación mediática y represión policía, apostamos por la Democracia Participativa y la radicalidad democrática como herramientas en la lucha contra el neoliberalismo y por la construcción del socialismo.
  • Una República laica: Frente a los actuales privilegios de la Iglesia Católica, defendemos una verdadera separación Estado–Iglesia, que respete la independencia y preminencia del poder político y, por tanto, de lo público. La religión debe encontrarse exclusivamente en el ámbito particular.
  • Una República que luche por la paz y contra el imperialismo: La III República debe renunciar a la guerra como instrumento de política internacional, rechazando a la organización criminal e imperialista de la OTAN, y apostando por la cooperación y la solidaridad como forma de construir un mundo más justo.

Es hora de construir la alternativa al capitalismo.

Es hora de luchar por la III República.



Manifiesto del Partido Comunista de España ante el 14 de abril de 2012
Campaña del área de Juventud de IU Nuestros recortes será con guillotina

Comentarios

Entradas populares de este blog

25 años de la desaparición de la URSS: Aniversario de una catástrofe

Artículo publicado en El Puerto Actualidad
El 8 de diciembre de 1991 los presidentes de las Repúblicas Soviéticas de Rusia, Ucrania y Bielorrusia firmaron el Tratado de Belovesh con el que declaraban oficialmente la disolución de la Unión Soviética y establecían la Comunidad de Estados Independientes (CEI), a pesar de que en el mes de marzo de ese mismo año el 78% de las ciudadanas y ciudadanos soviéticos se expresaron en referéndum a favor de mantener en pie la URSS. Las consecuencias de estos acuerdos abocaría a la desintegración del estado socialista más importante del mundo. Hoy se cumplen 25 años de aquella catástrofe cuyas consecuencias perduran hasta nuestro días.
El siglo XX no puede entenderse sin la URSS y el mundo de hoy tiene mucho que ver con la desaparición de un gigante geopolítico que con sus aciertos, con sus errores y con sus contradicciones, hizo de contrapeso a las pretensiones de hegemonía global de los Estados Unidos. 
En el plano internacional, la pérdida de ese…

¡Fuera fascistas de nuestra ciudad!

Hoy el fascismo se ha dejado ver en El Puerto. Como se suele decir, han corrido ríos de tinta -digital- desde que los ultracatólicos de Hazte oír, VOX y su tropa neofascista eligieran nuestra ciudad para su primer gran acto público en la provincia de Cádiz: un evento titulado “La rebelión cívica. Ante la dictadura de género y la ley mordaza LGTBi”. A pesar de que han sido pocos y seguro que la mayoría eran de fuera, la cuestión es grave y tenemos que ser conscientes de ello.
En un primer momento eligieron para hacerlo el Centro Cívico Augusto Tolón, pero se toparon con la negativa del Ayuntamiento a ceder el espacio municipal para un acto que “atenta contra la dignidad de las personas y la diversidad sexual” y que, además, contravenía el contenido de una moción propuesta por Izquierda Unida hace unos meses y apoyada por todos los grupos municipales -salvo el Partido Popular- en la que se deja claro que el Ayuntamiento de El Puerto se manifiesta “contrario a la difusión de cualquier …

PSOE-Ciudadanos: ¿Preludio de gran coalición?

Publicado en El Puerto Actualidad
En el ámbito de la política estatal, el tema estrella de la semana han sido sido las conversaciones de cara a la elección del nuevo Presidente del Gobierno. El miércoles pasado, Pedro Sánchez y Albert Rivera escenificaron el acuerdo de investidura alcanzado entre PSOE y Ciudadanos, consistente en una reforma exprés de la Constitución y plasmado en un documento con medidas consensuadas entre ambas formaciones.
Partiendo de la legitimidad y autonomía de todas las fuerzas para establecer los acuerdos políticos y programáticos que crea conveniente, creo que esta decisión supone un error por parte del PSOE por varias cuestiones:
Primero, porque con este acuerdo el PSOE sigue mostrándose hacia la opinión pública como un partido más proclive a entenderse con la derecha que con las fuerzas de izquierda, con quienes mantenía conversaciones a cuatro para formar un gobierno de progreso que sumase los apoyos de Podemos, Izquierda Unida-Unidad Popular y Compromis.