Ir al contenido principal

Sobre imputados y el código ético

A esta alturas ya muchos estaréis enterados de que la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) ha imputado a Miguel Reneses, secretario de organización federal de IU, por presunto acoso sexual.

Ayer María Espinosa y Tania Sánchez, diputadas de Izquierda Unida en la Asamblea de Madrid, hicieron pública su opinión al respecto argumentando que Reneses debe dimitir de todas sus responsabilidades ya que incumple el artículo 8 del código ético que el Consejo Político Federal de IU aprobó el pasado mes de abril de 2011. El artículo en cuestión dice:
Los militantes y/o cargos públicos de IU imputados por un juez o magistrado, procesados o condenados por delitos relacionados con la corrupción, prevaricación con fines de lucro, tráfico de influencias, enriquecimiento injusto con recursos público o privados, malversación y apropiación de caudales públicos, cohecho, racismo, xenofobia, homofobia o violencia de género, cesarán de forma inmediata de sus cargos públicos así como de los órganos de dirección de IU a nivel estatal, autonómico o local si los tuvieren. También serán apartados de forma cautelar de la militancia hasta que cese la imputación, el procesamiento o exista sentencia absolutoria.
Para evitar suspicacias dejaré claro que no conozco personal y casi ni políticamente a ninguno de los mencionados en este post. Bien, una vez dicho esto, empecemos. Como ya dije en otro momento, no estoy de acuerdo con 'airear' o hacer públicas declaraciones que son más propias de consejos federales o de debate interno, y más si vienen de cargos públicos. Sobre todo porque hay muchos buitres rondando sobre Olimpo y otras sedes deseando que pase algo. Pero este es otro tema.

Efectivamente no hay ninguna duda. Miguel Reneses ha sido imputado, incumple el código ético y por tanto no le queda otra que dimitir. El código ético está aprobado y ha de cumplirse por completo, pero no solo su artículo 8. Aunque pienso que tal y como está redactado, el código ético es otro de esos documentos con los que tanto nos gusta atarnos de pies y manos en IU: si te imputan debes dimitir. Da igual que sea por un delito de sangre o por descargarte una canción por Internet. Que la imputación tenga una base sólida o sea un estupidez no importa mucho.


Además cabe recordar que la imputación no implica en ningún caso ser ya culpable del delito que se imputa, solo que el juez cree que existen indicios de delito y que por tanto debe ser esclarecido. Además, alguien puede ser imputado en una causa penal con el fin de garantizar sus derechos procesales ya que así, por ejemplo, tiene derecho a su defensa y puede declarar acompañado de un abogado. Por ello creo que en su redacción actual en el código ético estar imputado es sinónimo de ser culpable.

Imaginemos un caso extremo. Manos limpias, Falange o cualquier otra asociación u organización de demócratas de toda la vida decide acusar a Cayo Lara de sedición por querer de acabar con el orden constitucional actual y uno de estos jueces tan progresistas que tenemos en España decide imputarlo. Cayo Lara, por tanto, debería dejar de ser Coordinador Federal, diputado y portavoz en el Congreso porque si no lo hiciera, el Coordinador Federal estaría incumpliendo el código ético de su propia formación. Es un ejemplo rocambolesco, pero el código ético está ahí y se habría de aplicar igualmente. Ponemos a nuestros cargos públicos a merced de cualquiera con capacidad y ganas de apartarlo de la vida política.

¿Qué hacer entonces? En mi opinión se debería cambiar el código ético en este aspecto, o al menos, especificar claramente que se asume la presunción de inocencia de nuestras compañeras y compañeros imputados y que no se les exige que dimitan hasta que haya pruebas suficientes. Aunque entonces el problema estará en qué se consideran pruebas suficientes. En fin, un lío.

Comentarios

Entradas populares de este blog

25 años de la desaparición de la URSS: Aniversario de una catástrofe

Artículo publicado en El Puerto Actualidad
El 8 de diciembre de 1991 los presidentes de las Repúblicas Soviéticas de Rusia, Ucrania y Bielorrusia firmaron el Tratado de Belovesh con el que declaraban oficialmente la disolución de la Unión Soviética y establecían la Comunidad de Estados Independientes (CEI), a pesar de que en el mes de marzo de ese mismo año el 78% de las ciudadanas y ciudadanos soviéticos se expresaron en referéndum a favor de mantener en pie la URSS. Las consecuencias de estos acuerdos abocaría a la desintegración del estado socialista más importante del mundo. Hoy se cumplen 25 años de aquella catástrofe cuyas consecuencias perduran hasta nuestro días.
El siglo XX no puede entenderse sin la URSS y el mundo de hoy tiene mucho que ver con la desaparición de un gigante geopolítico que con sus aciertos, con sus errores y con sus contradicciones, hizo de contrapeso a las pretensiones de hegemonía global de los Estados Unidos. 
En el plano internacional, la pérdida de ese…

¡Fuera fascistas de nuestra ciudad!

Hoy el fascismo se ha dejado ver en El Puerto. Como se suele decir, han corrido ríos de tinta -digital- desde que los ultracatólicos de Hazte oír, VOX y su tropa neofascista eligieran nuestra ciudad para su primer gran acto público en la provincia de Cádiz: un evento titulado “La rebelión cívica. Ante la dictadura de género y la ley mordaza LGTBi”. A pesar de que han sido pocos y seguro que la mayoría eran de fuera, la cuestión es grave y tenemos que ser conscientes de ello.
En un primer momento eligieron para hacerlo el Centro Cívico Augusto Tolón, pero se toparon con la negativa del Ayuntamiento a ceder el espacio municipal para un acto que “atenta contra la dignidad de las personas y la diversidad sexual” y que, además, contravenía el contenido de una moción propuesta por Izquierda Unida hace unos meses y apoyada por todos los grupos municipales -salvo el Partido Popular- en la que se deja claro que el Ayuntamiento de El Puerto se manifiesta “contrario a la difusión de cualquier …

PSOE-Ciudadanos: ¿Preludio de gran coalición?

Publicado en El Puerto Actualidad
En el ámbito de la política estatal, el tema estrella de la semana han sido sido las conversaciones de cara a la elección del nuevo Presidente del Gobierno. El miércoles pasado, Pedro Sánchez y Albert Rivera escenificaron el acuerdo de investidura alcanzado entre PSOE y Ciudadanos, consistente en una reforma exprés de la Constitución y plasmado en un documento con medidas consensuadas entre ambas formaciones.
Partiendo de la legitimidad y autonomía de todas las fuerzas para establecer los acuerdos políticos y programáticos que crea conveniente, creo que esta decisión supone un error por parte del PSOE por varias cuestiones:
Primero, porque con este acuerdo el PSOE sigue mostrándose hacia la opinión pública como un partido más proclive a entenderse con la derecha que con las fuerzas de izquierda, con quienes mantenía conversaciones a cuatro para formar un gobierno de progreso que sumase los apoyos de Podemos, Izquierda Unida-Unidad Popular y Compromis.