Ir al contenido principal

Cataluña y el 1-O


Publicado en El Puerto Actualidad

El 1 de octubre habrá referéndum en Cataluña. Es sin duda el tema estrella de estas últimas semanas y está centrando los titulares de los periódicos estatales, las tertulias de televisión etc desde que el Parlamento de Cataluña aprobase su convocatoria.

Son muchos los debates y las opiniones sobre si apoyar el referéndum y participar en el 1-O o no hacerlo. Vaya por delante que este es un tema sobre el que tengo muchas dudas y contradicciones, pero más allá de planteamientos sobre garantías, sobre quién lidera realmente el procés, el papel de la burguesía catalana, el PDeCAT y la corrupción, o la salida final que vaya a tener esto, tengo claro que hay ciertas cosas que los demócratas no podemos permitir.

El Gobierno del Partido Popular, parapetado tras la Fiscalía del Estado y la Guardia Civil, está cometiendo atropellos a las libertades democráticas en Cataluña que nos equiparan a la Turquía de Erdogan: se han prohibido actos de apoyo al referéndum catalán en Madrid o Vitoria, se ha cerrado la web oficial del referéndum, se ha enviado a la Guardia Civil a registrar sedes de periódicos, imprentas y requisar material electoral, se ha amenazado con imputar a más de 700 alcaldes catalanes, se han intervenido las cuentas de la Generalitat…Y más.

¿Qué hacemos ante este choque de trenes? Solo hay una solución: dialogar, pactar y preguntar a los catalanes y catalanas. No es una utopía. En países con una tradición democrática mayor que este se han puesto en marcha varias iniciativas de este tipo. Por ejemplo, en Canadá la región de Quebec ha celebrado dos referéndums de independencia: el primero en 1980 y el segundo en 1995. También en el Reino Unido, donde Escocia celebró su referéndum de independencia en 2014. En todos ellos ganó el ‘no’ y los gobiernos centrales mantuvieron abierto el diálogo. Hoy Quebec está reconocida como una nación dentro de Canadá mientras que Escocia recibió nuevas competencias exclusivas con las que aumentar su autogobierno.

No lo pondrán fácil. El 1-O supone la impugnación de una de las patas fundamentales del régimen del 78 -el modelo territorial- y ha atropellado a la izquierda rupturista, que tiene que estar presente y leer el momento pensando en clave de proceso constituyente y de nuevo sujeto histórico.

Andalucía también debe estar presente con voz propia. Porque para los andaluces y andaluzas, ligar el papel de nuestra tierra en el debate sobre el modelo territorial, que lleva parejo la cuestión del sistema de financiación, con la defensa de los derechos sociales, económicos, y las libertades democráticas tiene un nombre: 4 de Diciembre. Hace 40 años el pueblo andaluz consiguió romper el dibujo territorial pactado por las élites franquistas en la mal llamada transición, que otorgaba a Andalucía un papel secundario, y reclamar para sí el derecho a autogobernarse por la vía de la movilización popular.

Por eso no debe haber dudas este 1-O. El Partido Popular está usando la convocatoria del referéndum para dar una nueva vuelta de tuerca a su política recentralizadora, autoritaria y represiva. Frente a ello, los demócratas no podemos permanecer callados ni ponernos de perfil: debemos denunciar abiertamente estos desmanes, defender sin tapujos las libertades democráticas, la libertad de expresión y el derecho del pueblo catalán a decidir qué relación quieren tener con el resto de pueblos del Estado, en un referéndum legal y pactado con el Gobierno Central.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¡Fuera fascistas de nuestra ciudad!

Hoy el fascismo se ha dejado ver en El Puerto. Como se suele decir, han corrido ríos de tinta -digital- desde que los ultracatólicos de Hazte oír, VOX y su tropa neofascista eligieran nuestra ciudad para su primer gran acto público en la provincia de Cádiz: un evento titulado “La rebelión cívica. Ante la dictadura de género y la ley mordaza LGTBi”. A pesar de que han sido pocos y seguro que la mayoría eran de fuera, la cuestión es grave y tenemos que ser conscientes de ello.
En un primer momento eligieron para hacerlo el Centro Cívico Augusto Tolón, pero se toparon con la negativa del Ayuntamiento a ceder el espacio municipal para un acto que “atenta contra la dignidad de las personas y la diversidad sexual” y que, además, contravenía el contenido de una moción propuesta por Izquierda Unida hace unos meses y apoyada por todos los grupos municipales -salvo el Partido Popular- en la que se deja claro que el Ayuntamiento de El Puerto se manifiesta “contrario a la difusión de cualquier …

Sobre la bandera de El Puerto

Artículo publicado en El Puerto Actualidad (parte I y parte II)
Si preguntamos a cualquier vecino o vecina de nuestra ciudad por cuáles son los colores de la bandera de El Puerto, con casi total seguridad la respuesta sería la misma: verde y amarillo. La bandera de nuestra ciudad está presente en los edificios municipales, en nuestras fiestas locales, en el salón de plenos, en la toma de posesión de alcaldes y concejales, en las recepciones oficiales, en Wikipedia…
Pero basta con investigar un poco sobre la historia de nuestra bandera local para toparse con un hecho sorprendente: El Puerto no tiene bandera oficial
Esta afirmación es tan chocante como cierta. Desde hace más de cuarenta años nuestra ciudad viene usando una bandera alegal, pues ésta no está aprobada por el pleno del Ayuntamiento y, por tanto, no está reconocida por la Junta de Andalucía ni recogida en el catálogo de escudos y banderas oficiales de las entidades locales de Andalucía. El motivo principal es que ninguna c…

25 años de la desaparición de la URSS: Aniversario de una catástrofe

Artículo publicado en El Puerto Actualidad
El 8 de diciembre de 1991 los presidentes de las Repúblicas Soviéticas de Rusia, Ucrania y Bielorrusia firmaron el Tratado de Belovesh con el que declaraban oficialmente la disolución de la Unión Soviética y establecían la Comunidad de Estados Independientes (CEI), a pesar de que en el mes de marzo de ese mismo año el 78% de las ciudadanas y ciudadanos soviéticos se expresaron en referéndum a favor de mantener en pie la URSS. Las consecuencias de estos acuerdos abocaría a la desintegración del estado socialista más importante del mundo. Hoy se cumplen 25 años de aquella catástrofe cuyas consecuencias perduran hasta nuestro días.
El siglo XX no puede entenderse sin la URSS y el mundo de hoy tiene mucho que ver con la desaparición de un gigante geopolítico que con sus aciertos, con sus errores y con sus contradicciones, hizo de contrapeso a las pretensiones de hegemonía global de los Estados Unidos. 
En el plano internacional, la pérdida de ese…